Analizamos la impresora sin tinta de Brother

Última actualización: 31.05.20

 

Uno de los mayores problemas que tenemos a la hora de imprimir es la carga de la tinta del dispositivo. Tanto por el hecho de su coste como por lo que puede suponer quedarnos sin tinta en el momento más inoportuno. Un problema al que se suma, además, el hecho de que si hablamos de impresoras en movilidad aún resulta más problemático el tener que ir buscando tinta por ahí.

Todos estos problemas vienen a resolver con la impresora sin tinta Brother PJ-773. Un modelo portátil y con el que es fácil llevar nuestras impresiones a cualquier parte, literalmente, sin necesidad de enchufes, cables ni tampoco de tintas convencionales. Sepamos en detalle de que estamos hablando.

 

Cómo imprime este modelo

La principal novedad de la impresora Brother PJ-773 es su capacidad de imprimir diferentes documentos sin necesitar una sola gota de tinta. A cambio, este producto funciona mediante un sistema de impresión térmica de calidad profesional, de modo que el cartucho de tinta, el carro móvil y el tóner, que utilizarían los modelos de impresión mediante chorro de tinta o bien los láser, no son necesarios.

Lo que sí es necesario es contar con un papel térmico específicamente diseñado para este tipo de productos. Algo que ya nos resulta conocido de otros dispositivos, como pueden ser las cajas registradoras, que también utilizan esta tecnología para imprimir sus tiquets. En este caso, tenemos el inconveniente de que el coste de este papel es algo elevado, así que el coste por copia impresa es elevado. Tanto como para que ajustemos la impresión lo más posible para evitar disparar los costes.

De todos modos, la propia marca ofrece un rollo de papel, que se asemeja al modo de impresión con papel continuo más tradicional. Una alternativa interesante puesto que solo se imprime en la sección de papel que el documento requiere, lo que contribuye a reducir un poco estos costes. Todo ello dando un extra adicional en lo que a la gestión del papel se refiere, dado que este rollo automatiza la carga del papel, de modo que no tenemos que ir metiendo folio a folio en la impresora.

Por cierto, un pequeño recordatorio: el papel térmico tiene la mala costumbre de irse borrando a medida que pasa el tiempo, de modo que las impresiones en este tipo de papel tienen, por decirlo así, fecha de caducidad. Sí es verdad que este aspecto se ha mejorado en los papeles que ofrece esta marca, pero aún así no es la opción más recomendable para documentos que deban conservarse durante años, como puedan ser contratos y similares.

 

 

Ideal para movilidad

Dejando de lado lo novedoso del sistema de impresión del producto, otro de los puntos fuertes de este modelo es su funcionalidad en movilidad. Al no tener que contar con todos los elementos de la impresión de tinta convencional que hemos mencionado antes, el producto puede reducir tanto su peso como su tamaño, para que sea mucho más fácil llevarlo contigo allí a donde sea necesario.

En concreto, este dispositivo cuenta con unas medidas de 25,5 centímetros de ancho por 5,5 centímetros de fondo y unos 3 centímetros de fondo. Para que nos hagamos a la idea, vendría a tener el tamaño de una barra de sonido pequeña y compacta. También el peso es bastante ajustado, siendo el mismo de unos 480 gramos aproximadamente. Por tanto, no tendrás problemas para llevarlo contigo a donde quieras cómodamente.

 

Calidad de la impresión

Veamos ahora qué parámetros nos ofrece la impresión de este modelo sin tinta de Brother. Empezando por la calidad, la misma tiene una resolución de 300 x 300 puntos por pulgada, de modo que no es de las más elevadas del mercado. Sin embargo, sí es más que suficiente para el tipo de usos al que va a ir destinado el producto, pudiendo incluso rendir con solvencia al imprimir imágenes o gráficos que no sean especialmente complejos.

Esta impresión se desarrolla a una velocidad de unas 8 páginas por minuto, aunque obviamente la misma solo se obtiene en caso de que utilicemos rollos de papel convencional para dicha impresión. Esto se debe a la ausencia de alimentador, salvo si usamos un rollo de papel, de modo que tendremos que ir metiendo los folios uno a uno a la hora de imprimir.

 

 

Conectividad

Para que el proceso de impresión sea más cómodo, este producto combina el poder tanto de la tecnología Bluetooth como de su conectividad WiFi. Algo que hace mucho más sencillo imprimir desde tu ordenador o desde el móvil, para lo que el fabricante también incluye una aplicación propia.

Esta aplicación dispone de diversas opciones para imprimir documentos, fotos, desde una  web o desde la nube, ajustando el comportamiento de la impresora a cada uno de estos modos de impresión. De todos modos, algún usuario comenta que la conexión inalámbrica puede perderse de forma puntual, así que conviene no alejarse en exceso de dónde se encuentre la impresora. Por cierto, el modelo cuenta con una autonomía aproximada de unas 600 impresiones aproximadamente. Por tanto, es otro de los elementos de los que podrás olvidarte.

 

Disponibilidad y precio

Para rematar este análisis, es el momento de hablar de dinero. El coste de este modelo está en torno a los 700 euros, pudiendo comprarse directamente desde la tienda de Brother o bien desde cualquier otro comercio del ramo. Respecto de los consumibles, un paquete de 100 hojas de papel térmico ronda los 9 euros, de modo que este vendría a ser el coste de cada impresión, considerando que no vamos a tener que recurrir a tinta ni nada más.

Por cierto, ya que hemos mencionado la tienda de Brother, en ella puedes encontrar todo tipo de accesorios para esta impresora. Entre ellos, tenemos el soporte para el rollo de papel que ya hemos comentado, el cable de conexión para mechero de coche, ideal para trabajar en movilidad, así como una buena variedad de fundas y similares, con los que mantener el producto bien guardado y libre  de daños y suciedad.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments