Aprende a conectar varios monitores a tu ordenador

Última actualización: 04.04.20

 

El tamaño de los monitores es algo que sigue creciendo a medida que los fabricantes lanzan nuevos modelos. Monitores cuya base está actualmente entre las 24 y las 27 pulgadas, lo que va reduciendo la necesidad de tener un segundo monitor cerca para ciertos usuarios. No obstante, las ventajas de este segundo monitor siguen siendo más que considerables. Así que para que no te líes a la hora de instalar tus monitores, vamos a saber cómo configurar varios monitores a tu ordenador de la forma más eficiente.

 

Primer paso, las conexiones

El primer paso que debemos dar es el de conectar los monitores al ordenador. Un proceso sencillo en el caso de tener solo dos monitores, pero que puede complicarse si vamos sumando dispositivos a la ecuación.

En caso de tener solo dos, que es lo habitual, basta con conectar uno al puerto HDMI de nuestra tarjeta gráfica, mientras que para el otro tendremos que recurrir al puerto VGA, DisplayPort o DVI, dependiendo de lo que tentamos disponible. Si la tarjeta es moderna y tiene varios puertos HDMI, todo es más sencillo. De todos modos, es importante que las conexiones se efectúen de forma correcta, recurriendo a adaptadores en aquellos casos en los que sea necesario, como al conectar salidas digitales a puertos analógicos y viceversa.

Por cierto, aunque sea una obviedad, los dos monitores deben estar conectados a la misma tarjeta gráfica, dado que si no lo hacemos así seguramente que tengamos un conflicto de recursos. Una vez conectados los cables, si todo está en orden y el ordenador está encendido, veremos cómo al momento el escritorio de Windows aparece en la nueva pantalla.

En caso de tener que conectar más monitores tendremos que recurrir a tarjetas con tantas salidas como sean necesarias. El problema es que cuando hablamos de cuatro o más monitores la cosa se complica, dado que tendremos que instalar aplicaciones cruzadas entre ellas y recurrir a otras soluciones. Aunque dado que esta instalación no es la habitual, tampoco nos meteremos mucho en este jardín.

 

 

Configurando las pantallas

Una vez conectadas las pantallas es el momento de configurar las mismas. Un proceso que puede ser complicado dado que Windows es bastante quisquilloso a la hora de detectar las características propias de cada monitor y de darnos las opciones correspondientes. No obstante, es algo que parece que Windows 10 ha solventado en parte.

Para realizar esta configuración, no tenemos más que hacer click derecho en cualquier parte libre del escritorio y elegir la opción Resolución en el menú que nos aparece. Esta opción nos lleva a la ventana de Apariencia de Pantalla, en la que podemos modificar tanto la ubicación de las pantallas como la resolución de las mismas y otros aspectos de interés. Por cierto, la configuración por defecto que Windows da a las pantallas es la de escritorio extendido, de modo que podremos ir de una pantalla a otra moviendo el ratón como corresponda.

Una vez dentro de este menú, lo primero que tenemos que hacer es confirmar que las pantallas estén colocadas como realmente se encuentran físicamente ubicadas. En la ventana de configuración veremos cada una de las pantallas identificadas con un número, pudiendo arrastrar las mismas allí a donde sea necesario. Si no sabes cuál es cual, no tienes más que pulsar el botón Identificar para que en cada una aparezca el número correspondiente.

Una vez identificadas, es necesario colocar las pantallas tal como las tengamos en el escritorio. Es importante saber que la ubicación puede ser horizontal pero también vertical. Es decir, que si lo queremos podemos colocar una pantalla encima de la otra y configurar Windows para que lo reconozca así en modo de escritorio extendido. También es importante elegir con precisión la ubicación de las mismas respecto de sus bordes, dado que esto facilita los posteriores desplazamientos del ratón.

 

Resolución y orientación

Otro aspecto que podemos modificar es la resolución y orientación de cada pantalla. Un aspecto que no tiene que ser idéntico en cada una de las pantallas, aunque sí conviene que sea lo más parecido posible. En este punto, es posible que tengas que forzar a Windows a reconocer el monitor o instalar un driver concreto en caso de que el producto no sea reconocido inicialmente.

En cuanto a la orientación, esta permite modificar la misma de forma vertical u horizontal, tanto en modo convencional como volteado. Este último modo implica darle la vuelta a la pantalla, de modo que si movemos el ratón hacia arriba este se desplace por la pantalla hacia abajo.

 

 

Modos de pantalla

El último aspecto a verificar es el modo en que queremos que las pantallas funcionen. El más habitual es el de escritorio extendido, de modo que una pantalla sirve de ampliación de la otra. Pero también podemos configurarlas para duplicar el contenido de las mismas, de modo que lo que sea en una de las pantallas va a ser lo que sea en la otra. Estas opciones pueden cambiarse fácilmente desde esta pantalla o bien con la combinación de teclas Windows + P, apareciendo en la ventana los modos soportados por la configuración actual.

 

La alternativa para monitores grandes

Como cierre de este artículo, queremos mencionar la alternativa existente para aquellos usuarios que tengan un monitor de un tamaño grande y quieran dividirlo en varios espacios. Para ello contamos con dos opciones, una sencilla y otra más compleja.

La opción sencilla es dividir la pantalla automáticamente mediante la función que incluye Windows, que permite encajar cada aplicación en un espacio de la misma. Para ello, basta con seleccionar la aplicación deseada y pulsar la tecla Windows y la flecha izquierda o derecha, en función de la zona en la que queramos ubicar la pantalla. Fácil, sencillo y rápido.

No obstante, es posible que queramos escritorios o espacios independientes o que tengamos un monitor más grande que queramos dividir en 4. En este caso, basta con recurrir a aplicaciones como AquaSnap o View Split, que nos permiten configurar la pantalla de la forma que más nos convenga y con tamaños y espacios personalizados, según nuestras necesidades.

 

Deja un comentario

avatar
  Suscribir  
Notificar de