ARM amenaza el liderazgo de Intel en el segmento de ordenadores portátiles

Última actualización: 02.07.20

 

Si hablamos de los procesadores ARM, seguramente que no te resulten conocidos, a menos que estés algo metido en el actual mundo de la tecnología. Pero si te decimos que es el procesador que incluyen muchos tablets, Smart TV Box o que incluso ha sido utilizado por Apple para algunas versiones de su iPhone, quizá sí empiece a interesarte.

Hablamos de un procesador que no sigue el diseño al uso, como pueden ser los procesadores de Intel o AMD, sino que tiene un formato diferente y licenciable, lo que le da una mayor polivalencia para adaptarse a todo tipo de equipos y usos. Esta es la clave de que este procesador haya llegado tan lejos. Tanto como para amenazar con lanzarse a por el mercado de los ordenadores portátiles (puedes encontrar algunas propuestas aquí), en el que Intel manda y AMD hace lo que puede.

 

Un poco de historia

Pero para comprender cómo hemos llegado hasta aquí, es necesario conocer un poco la historia y la filosofía detrás de ARM, que no es precisamente sencilla.

Tal como hemos dicho antes, ARM no es un fabricante de procesadores como tal, sino que es una empresa que ha creado una arquitectura de procesador que cede a diferentes fabricantes bajo licencia. Así pues, el principal negocio de este fabricante es la venta de núcleos IP y sus correspondientes licencias, que las empresas utilizan para crear controladores y procesadores basados en esta tecnología. Algo que tiene la ventaja, para las empresas, de poder personalizar el rendimiento a aquello que estén fabricando en cada momento sin las limitaciones que tienen otros diseños de procesador más cerrados.

La prueba del éxito de este planteamiento es fácil de encontrar si le echamos un vistazo a la cuota de mercado de la marca. Según datos de 2005, en torno al 98% de los mil millones de teléfonos móviles que habia entonces incluían procesadores de este fabricante. En 2009, sus productos copaban el 90% del mercado de procesadores RISC de 32 pulgadas.

Y según los datos más recientes, en torno al 75% de los procesadores de 32 bits del mercado utilizan este núcleo. Algo a lo que contribuye su polivalencia. Algo que se demuestra en el hecho de que estos procesadores se encuentren en productos tan dispares como móviles, tablets, relojes inteligentes, calculadoras, Smart TV Box, juguetes o discos duros.

 

 

El crecimiento

En este contexto, los procesadores ARM han ido creciendo en lo que a rendimiento se refiere, de modo que hoy día equipan productos de alta exigencia. Hablamos, por ejemplo, de los smartphones o los tablets, en los que disponer de un procesamiento eficiente y un buen rendimiento es cada vez más necesario para satisfacer a los usuarios. Algo por otra parte esperable, ya que los requisitos de los diferentes usuarios de licencia de la marca cada vez apuntan más a una mayor necesidad de potencia a la hora de dotar sus próximos proyectos.

Así pues, cada nueva generación de procesadores ARM mejora de forma notable la velocidad de reloj y, por tanto, el rendimiento de estos productos, con un ritmo de mejora bastante más elevado que el de otros fabricantes del mercado. Como prueba, el procesador Cortex A76 incrementó en un 35% el rendimiento que ofrecía frente a sus predecesores, lo que constituye un considerable empujón de cara a reducir la brecha existente entre Intel y este fabricante. Tanto como para que este procesador esté prácticamente al nivel de procesador Apple A10, que usan los últimos modelos de iPhone… y que también está basado en la tecnología ARM.

 

Las otras fortalezas de ARM

En este contexto, ya podemos entender por qué en Intel deberían estar preocupados por el auge de este fabricante de procesadores. Sin embargo, hay otros aspectos más allá de la velocidad y el crecimiento de la compañía que le quitarán el sueño al actual líder del mercado de procesadores.

 

 

Uno de ellos es el consumo de energía. Algo fundamental cuando se trata de ordenadores portátiles y en el que la ventaja de ARM frente a Intel es muy elevada. En concreto, el ya comentado Cortex A76, que puede llegar a velocidades de 3 Ghz, tendría un consumo de energía de apenas 5 vatios, frente a los 15 vatios que actualmente utiliza el Intel Core i5-7300 a 3.5 Ghz de velocidad máxima. Una caída del gasto energético que favorece especialmente al procesador de Arm.

Por si fuera poco, estos procesadores también cuentan desde hace años con soporte en Windows. Tanto como para lanzar el soporte para aplicaciones en su arquitectura de 64 bits, que permitirá un mejor rendimiento de esas aplicaciones y que supone dar un paso adelante para que el producto rinda lo mejor posible.

Y es que, hasta ese momento, la solución para ejecutar aplicaciones de 64 bits en equipos con procesadores ARM pasaba por la emulación, lo que suponía perder potencia y gastar más energía. Un apoyo que no es libre, sino que demuestra el interés que Microsoft tiene para mantener a buen recaudo su cuota del mercado sin importar qué procesador monte el portátil sobre el que instalemos su sistema operativo.

 

La amenaza y el futuro

Llegados a este punto, ya tenemos todos los ingredientes para entender por qué ARM y sus nuevos procesadores son una amenaza para los productos de Intel dentro del segmento portátil. Una mezcla en la que la potencia, todavía algo por detrás en los modelos de ARM, posiblemente se iguale en una o dos generaciones, lo que cierra el hueco entre compañías. Algo que además tiene un margen temporal escaso, dado que el lanzamiento de Hércules, esa segunda generación a la que hacemos referencia, está previsto para el año 2020, por lo que el tiempo es breve.

Pero por si aún te quedan dudas de si esta amenaza de ARM a Intel tiene base o no es más que una simple bravuconada, te dejamos el dato casi definitivo: a partir del año 2020, Apple dejará de usar procesadores de Intel en sus Mac, procediendo a desarrollar sus propios procesadores. ¿Sabes cuál es el núcleo que se va a utilizar en estos procesadores? Correcto… el núcleo fabricado con las tecnología ARM. Así que el primer golpe de esta batalla ya está asestado. Veremos en qué queda esta particular guerra.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments