Así son los auriculares que valen 6.500 euros

Última actualización: 05.07.20

 

En todo producto de consumo siempre suele haber un modelo que destaca por encima de todos por su precio. Productos que, en muchos casos, cuentan con diseños lujosos y cargados de diamantes, perlas y otros elementos propios de joyería y que, más allá de darles glamour, incluso acaban rayando en el terreno de lo hortera. Sin embargo, cuando se trata de buscar los mejores auriculares y más caros del mundo, lo cierto es que este no es el caso, dado que su diseño es bastante convencional, en lo que a su aspecto se refiere. Entonces, ¿qué justifica su precio? Pues justo esto es de lo que vamos a hablar.

 

HiFiMan Susvara, de qué estamos hablando

Los HiFiMan Susvara son la idea de un audiófilo de origen asiático y han sido fabricados por una empresa con sede en Nueva York tratando de perseguir los estándares de sonido de mayor calidad. Tanto como para llegar al nivel de alta fidelidad que promete este producto. Aunque lo cierto es que la gama de este fabricante no está íntegramente enfocada al lujo, ya que este fabricante cuenta con propuestas más accesibles que parten de precios desde 50 euros aproximadamente, con una calidad considerable. Así que sería momento de analizar este producto y saber de qué estamos hablando.

El primer vistazo al producto nos sirve para comprobar que estamos hablando de unos auriculares de diadema y diseño circumaural, siendo este el formato más habitual cuando se trata de productos que pretenden generar sonido en alta fidelidad. Este formato se traduce en una elevada capacidad de aislamiento, que sea capaz de evitar que el ruido exterior penetre en el interior de los auriculares y cause problemas a la hora de disfrutar de este sonido de calidad. Un cierre que además es muy cómodo, gracias a la calidad de los materiales con los que está fabricado el producto.

 

 

La calidad del sonido

Pero quizá lo que nos interese saber es si la calidad de sonido de este producto justifica su precio elevado. Así que veamos qué hay dentro de estos auriculares. En concreto, cada auricular cuenta con un transductor de tipo magneto planar. Una pieza construida en dos elementos separados como son el diafragma, que mueve la pieza a medida que se reproduce el sonido, acompañada de un motor magnético que traduce la señal y, por tanto, reproduce el sonido.

Dado que estamos hablando de un producto de alta fidelidad, es razonable pensar que esta capacidad para transmitir el sonido debe ser más que elevada. Y lo cierto es que en este apartado el producto cumple. Y es que la capacidad que tiene el imán de interpretar cualquier variación en la señal eléctrica que se produce, por pequeña que sea, se traduce en un sonido de elevada calidad y en el que es posible percibir casi cualquier cambio, por reducido que sea. Pero dado que la detección no es todo, también el diafragma está a la altura, contando con la capacidad de moverse de forma óptima y, por tanto, estar al nivel.

Un movimiento que además de ser preciso también es simétrico, de modo que cada pequeña variación se mueve tal como corresponde, mejorando así las sensaciones que genera el producto. Precisamente ahora podemos entender la importancia del diseño exterior y el alto aislamiento que ofrece el dispositivo. Porque de nada sirve un sonido de altísima calidad si este se escapa por un mal aislamiento.

 

Datos técnicos

Una vez que hemos analizado tanto el interior como el exterior de este producto, es momento de echarles un vistazo a los parámetros técnicos del mismo, en los que se justifican el elevado coste de estos auriculares de alta gama.

Uno de los detalles que más llama la atención es la respuesta de frecuencia o, dicho de otro modo, el rango en el que pueden trabajar estos auriculares. Y es que el rango de estos auriculares va desde los 6 a los 75.000 hercios. Como referencia, los modelos de mayor rango dentro del segmento convencional suelen ir de 10 a 25.000 hercios aproximadamente, así que la diferencia es más que considerable. Y aunque algunos expertos afirman que el producto cubre frecuencias que el oído humano no puede gestionar, lo cierto es que el rango de trabajo está por encima de lo que cualquier otro modelo puede ofrecer.

 

 

Pero, por si fuera poco, el producto también incluye una impedancia de 60 ohmios, así que el nivel de escucha del audio sigue despuntando frente a los modelos convencionales. No tanto por potencia, pero sí por su capacidad de reproducir sonidos, aunque para ello es necesario contar con un amplificador que esté al nivel.  Algo que también se percibe en una sensibilidad de 83 decibelios, que tampoco es especialmente elevada. No obstante, sí es suficiente para disfrutar de unas agradables sensaciones, especialmente por el nivel de respuesta que hemos comentado anteriormente.

 

¿Merece la pena el precio?

Llegados a este punto podemos preguntarnos si el precio de este producto está justificado en relación a lo que nos ofrece. Y como siempre suele pasar, la respuesta es relativa. Y es que es cierto que el producto nos ofrece una calidad de audio que está por encima de casi todos los productos que podemos encontrar, pero la verdad es que el precio también es mucho más elevado que otros productos de fabricantes de primer nivel como Auna.

Adicionalmente, es clave tener en cuenta que este producto requiere de un equipo de música que esté a la altura, contando con la capacidad de amplificación adecuada para cubrir lo que el equipo demanda.

Así las cosas, a menos que tengas el oído más fino del mundo, un equipo de música de primerísimo nivel y una cuenta corriente con bastantes ceros, probablemente te interese recurrir a otros modelos. De todos modos, lo cierto es que estos productos son lanzamientos que están más pensados para crear imagen de marca y facilitar la venta de los productos más convencionales de fabricante. Tales como los RE300, fabricados por la marca y cuyo precio es de unos 50 euros.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments