Calculadoras y el sistema educativo español

Última actualización: 23.07.19

 

Las calculadoras científicas son herramientas que ofrecen agilidad, fluidez y facilidad para resolver ecuaciones de aritmética, no obstante, algunos consideran que permitir su uso dentro de las aulas de clase, puede afectar negativamente el manejo de las operaciones para los alumnos. Otros opinan diferente y en este artículo podremos ver ambas partes y qué defiende cada una.

 

La calculadora científica y sus ventajas

Los proveedores de las que podrían ser las mejores calculadoras científicas del 2019 son muchos, dado que esta herramienta puede ser desarrollada a diferentes niveles según la necesidad del usuario.

Los orígenes de la calculadora se remontan hace varios siglos atrás con la aparición del ábaco chino, pero se ha recorrido un gran camino y hoy en día las calculadoras estándar permiten realizar operaciones básicas como la suma, resta, división, multiplicación y porcentajes. Normalmente, presentan un teclado numérico y otras teclas básicas para realizar las operaciones, tales como el punto o la coma para decimales.

En el caso de las calculadoras científicas, estas, además de ofrecer las funciones básicas, tienen un circuito que trabaja con un sistema de mayor capacidad, siendo estas capaces de realizar cálculos aritméticos, funciones trigonométricas, estadísticas, ecuaciones algebraicas y mucho más. Incluso, existen modelos equipados con pantallas LCD, que pueden mostrar gráficas y son muy útiles en ámbitos educativos y laborales de ingeniería, ciencias, etc.

La rapidez con la que una calculadora científica realizar una operación hoy en día es prácticamente instantánea, por lo que ayudan a resolver las ecuaciones con mayor rapidez.

 

¿Por qué la calculadora científica es considerada un problema para algunos?

Existen opiniones encontradas entre expertos y la misma sociedad civil, dado que una parte de ellos considera que el uso de una calculadora científica en las pruebas evaluativas le aporta una ventaja extra al estudiante, por lo que no desarrolla correctamente sus habilidades deductivas para trabajar con las ecuaciones.

Sin embargo, se debe tener en cuenta que la calculadora no tiene capacidad para “pensar”, sino simplemente para resolver una ecuación que se introduzca en ella. Por ende, tanto el estudiante como el ingeniero deben ser capaces de identificar el orden de la operación, cómo se debe introducir en la calculadora científica y qué ecuaciones utilizar para poder obtener el resultado correcto.

Incluso, existen organizaciones que tienen como exigencia dentro del currículum instruir al postulante en el manejo completo de estos dispositivos.

 

 

En España…

Mientras tanto en España, la Federación Española de Sociedades de Profesores de Matemáticas o FESPM por sus siglas en español, han emitido su opinión expresando que la calculadora científica debería ser permitida sin problemas en las aulas de clases de todo el país, dado que ocupan poco espacio, agilizan las pruebas y no consumen tantos recursos energéticos como un ordenador portátil o una tableta.

Un detalle por considerar es que la FESPM no tiene autoridad total sobre las universidades en España, razón por la que cada una tiene sus propios reglamentos y reservaciones respecto al uso de esta herramienta.

Como sabrás, en España, el acceso a una universidad de prestigio se da mediante la presentación de una prueba en la que se evalúan diferentes aspectos del rendimiento académico del interesado en entrar, y estos incluyen su habilidad para realizar operaciones matemáticas, pero en la actualidad, solamente se permite utilizar la calculadora científica en universidades de Canarias, Baleares, Cataluña y Castilla La Mancha, muy a pesar de las recomendaciones del FESPM.

 

En la Ley española…

Un dato interesante en toda esta situación es que en el Preámbulo de las Matemáticas aplicadas a las Ciencias Sociales del Real Decreto 05/2014 de 26 de diciembre se exige que los estudiantes que hayan culminado sus estudios de secundaria y bachillerato, sepan manejar una calculadora científica con habilidad.

Como fue mencionado, la calculadora no es capaz de descifrar qué ecuación se quiere resolver, por lo que, de igual manera, el estudiante debe conocer en qué orden y de qué manera debe trabajar el ejercicio, para poder usar la calculadora adecuadamente.

 

 

En otros países europeos…

El Informe del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes o Informe PISA por sus siglas en inglés es un programa que se desarrolla en muchos países del mundo, para evaluar el impacto de la educación y el rendimiento académico de los alumnos en áreas como la matemática, la lectura y la ciencia.

La finalidad de este Informe Pisa es el de analizar los métodos de enseñanza en las diferentes escuelas y universidades, para determinar cuál es más eficiente y así poder recomendar a otras instituciones y así mejorar el desempeño de sus alumnos al momento de realizar operaciones complejas.

Noruega, Finlandia, Dinamarca, Portugal, Francia, Italia y Suecia son países que, en sus aulas de clases y en las pruebas académicas, permiten el uso de calculadoras científicas y esto es debido a que, las pruebas no varían con los años, siguen siendo las mismas operaciones, pero lo que se evalúa realmente es la capacidad del alumno de interpretar las ecuaciones, para poder resolverlas adecuadamente haciendo uso de la calculadora científica.

Y además, el Informe PISA indica que en estos países, el rendimiento académico es eficiente y satisfactorio, aún con el uso del equipo en clases.

 

Nuestra opinión personal…

Hoy en día se considera una pérdida de tiempo tratar de detener los avances de la ciencia y la tecnología y las calculadoras científicas existen desde hace ya varios años. Su uso ha permitido agilizar la solución de problemas matemáticos de todo tipo y también se ha arraigado en las aulas de clases. Son pocas las escuelas o universidades que no permiten el uso de las calculadoras, al menos para presentar pruebas evaluativas.

Pero, considerando todo lo analizado y el posicionamiento de expertos en la materia, creemos que la calculadora científica es una herramienta útil y facilitadora, sí, pero debe saberse utilizar, así como también tener un conocimiento acerca de lo que se está viendo en la pantalla o en la hoja de un examen, porque la introducción de un solo punto, coma, paréntesis o la ubicación equivocada de un símbolo en particular, puede cambiar el resultado por completo.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...