¿Cómo aprender a sujetar el bolígrafo para no perjudicar tu salud?

Última actualización: 22.08.19

 

Posiblemente te parezca que sujetar el bolígrafo o el lápiz de manera correcta al escribir es algo natural para todos, pero lo cierto es que no todas las personas saben hacerlo y esto puede traer problemas a la salud en un corto, mediano y largo plazo, por lo que en este artículo te explicamos un poco más de las consecuencias al respecto y como sujetarlo correctamente.

 

Ya sea por falta de información o descuido, la mayoría de los padres o maestros no prestan atención a este detalle, lo que pudiera perjudicar la vida de cualquier individuo hasta una edad adulta. En este sentido, existen al menos 3 formas incorrectas de sujetar el bolígrafo, por lo que te sugerimos que revises las descripciones a continuación para saber si lo estás haciendo correctamente.

 

3 formas incorrectas de sujetar el bolígrafo

 

1. Apoyos múltiples

Las personas que cometen  este error sujetan el bolígrafo con 3 o 4 dedos incluido el pulgar, lo que le resta control, hace perder la precisión y provoca tensión en la mano y brazo, causando cansancio y lentitud al escribir, por lo que no podrían escribir por períodos continuos sin soltar el bolígrafo y sin descansar para poder seguir escribiendo.

 

2. Crispación de los dedos

En esta posición, las personas cierran todos los dedos y los colocan en forma de puño, por lo que el bolígrafo queda atrapado entre los dedos pulgar e índice. Al igual que el grupo anterior, este método de escritura pudiera provocar fatiga e incluso dolor durante la escritura textos demasiado largos, teniendo que hacer pausas para descansar con regularidad y seguir escribiendo.

 

3. Posición de barrido

Esta posición es comúnmente utilizada por niños o adultos que escriben con la mano izquierda. En ella el bolígrafo es colocado completamente hacia el exterior, provocando que los dedos tapen lo que se escribe, por lo que tienen que mover el cuerpo y la cabeza para tratar de ver, causando una mala postura de espalda y columna que pudiera afectar gravemente a largo plazo.

 

 

Algunas consecuencias de sujetar mal el bolígrafo

Quizás no lo hayas notado hasta el momento, pero existe un número considerable de problemas de salud física y emocional causados por una mala sujeción del bolígrafo. Uno de ellos es el de la mala postura corporal, que afecta a la columna, espalda, cuello, hombros, manos, brazos, muñecas y hasta la vista. En este sentido, al sujetar mal el bolígrafo instintivamente deberás mover el cuerpo para adaptarte a la posición, teniendo incluso que acercar mucho la cara a la hoja para revisar el texto.

Igualmente, sujetar el bolígrafo con mucha fuerza causa inestabilidad en los trazos, haciendo que la letra quede deforme o inconsistente y sea difícil escribir sobre la línea, ya que te concentras más en sostener el bolígrafo que en escribir correctamente. También, es común hacer demasiada presión con la punta sobre la hoja, causando roturas en el papel y puntas quebradas, esto en el caso de que utilices lápices en vez de bolígrafos.

El exceso de fuerza para sostener el bolígrafo también provoca que la persona siempre tenga los nudillos y las puntas de los dedos enrojecidos cuando escribe, lo que podría crear algunas ampollas a lo largo del tiempo, afectando las articulaciones y los músculos de la mano y el brazo, además, ocasiona cansancio excesivo y dolor intenso.

Por otra parte, cuando los problemas mencionados son de los niños, estos tienden a volverse inseguros, lo que también puede dañar su autoestima. En este sentido, debes considerar que para los más pequeños escribir significa un esfuerzo superior, ya que están aprendiendo y necesitan estar más concentrados, tardan más tiempo en culminar las tareas y se agotan rápidamente, lo que igualmente afecta su rendimiento escolar.

 

La forma correcta de sujetar el lápiz y el bolígrafo

Los expertos aseguran que para sujetar el lápiz y el bolígrafo (Si pulsas aquí, encuentras varios productos para elegir) de manera correcta cuando vas a escribir, debes sostenerlo entre dos de los dedos de la mano, el pulgar y el índice, lo que te permitirá colocar el dedo del corazón como soporte, pero sin ejercer demasiada presión para evitar la tensión muscular.

También, deberías cuidar la posición del cuerpo al escribir. En este sentido, la cabeza debe estar recta con respecto a la silla, la espalda recostada del respaldo y en posición recta, asimismo, deben estar bien apoyados los pies al suelo para más estabilidad. Además, al escribir es bueno apoyar completamente el antebrazo y el codo sobre la superficie de la mesa, de esta manera puedes descansar los músculos y así modificar la fuerza aplicada.

 

 

Trucos para mejorar la forma de sujetar el bolígrafo y el lápiz

Quienes lo han intentado dicen que corregir la forma de sujetar el bolígrafo y el lápiz puede ser una de las cosas más difíciles de lograr. Esto se debe a que generalmente cuando aprendemos algo y nos acostumbramos, lo terminamos haciendo de manera casi inconsciente, por lo que necesitarás ser constante y poner mucho esfuerzo al respecto, además de estar muy concentrado.

Sin embargo, los expertos ofrecen una serie de trucos, juegos y actividades prácticas que pueden ayudar a desarrollar la motricidad fina, con lo que conseguirás facilitar este proceso.

Una de las recomendaciones es tratar de tomar cosas pequeñas con la punta de los dedos, como granos de arroz e introducirlos en recipientes, asimismo, subir y bajar cremalleras, abrochar y desabrochar botones, abrir y cerrar tapas de botellas, recortar en línea recta, moldear plastilina, entre otros. 

También, existen otros ejercicios con instrumentos muy prácticos y baratos, tales como las gomas de corrección de postura para los dedos, que son colocadas en la punta del lápiz o bolígrafo para ir corrigiendo la posición de los dedos a medida que vas escribiendo. Igualmente, funcionan los lápices triangulares, adaptadores para la punta del lápiz y bolas de corcho.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...