Consejos para limpiar profundamente tu ordenador

Última actualización: 05.07.20

 

Muy alejado de lo que muchos usuarios llegan a pensar, la limpieza de un ordenador es una tarea muy importante de realizar con cierta periodicidad, sobre todo si queremos mantener su funcionamiento a punto. Algunos usuarios piensan que estos complejos aparatos tan sólo se necesitan conectar y encender, y no se preocupan por nada más, sin embargo, este aparato requiere de mantenimiento y limpieza al igual que cualquier coche al que se necesita cambiar el aceite y lavar con cierta periodicidad.

Sin embargo, llevar un ordenador a cualquier servicio técnico en la actualidad es algo que puede involucrar una suma de dinero que no teníamos destinada a esto, por lo que hemos tomado la decisión de ayudarte, explicándote cómo puedes realizar o llevar a cabo un mantenimiento básico de tu ordenador de sobremesa por tu propia cuenta y no tengas que acudir a ayuda externa, de manera que puedas limpiar del polvo y la suciedad tu ordenador y ahorrarte un dinero extra.

 

¿En realidad, qué puede suceder si no limpiamos nuestra PC?

En teoría, un ordenador completamente sucio puede sucumbir ante cualquier problema, desde daños pequeños y sin mucha importancia, hasta un daño permanente en tu equipo. Un ordenador lleno de polvo se calentará mucho, provocando que el equipo se apague o reinicie repentinamente cada cierto tiempo. Esto puede generar un exceso en el nivel de calor y dañar irreparablemente algunos componentes como la tarjeta gráfica o el procesador.

 

¿Qué materiales y herramientas necesitas para limpiar una PC?

En general, el precio de las herramientas y materiales que vamos a utilizar es bastante bajo, por lo que podremos estar tranquilos, porque la inversión es económica, sin embargo, el tiempo que tendrás que dedicarle al mantenimiento de tu equipo es bastante.

En el hogar solemos tener la mayoría de las herramientas que vamos a utilizar, salvo la pasta térmica, la cual solamente algunos usuarios la pueden tener en casa. Aunque hay algunos técnicos que tienen varias brochas y pinceles de distintos tamaños, lo más importante es contar con un pincel de tamaño medio a pequeño y muy delicado, al que no se le salgan las cerdas con facilidad. Con un pincel pequeño podrás limpiar cómodamente los componentes más delicados que integran tu ordenador como la tarjeta gráfica o la placa base.

 

 

Además, se hará uso de dos destornilladores, uno de punta de estrella y el otro con la punta plana. Esta herramienta es fundamental en la mayoría de CPUs viejos, ya que actualmente muchos fabricantes han venido simplificando el sistema de apertura/cierre del CPU, así como del sistema de conexión de los distintos componentes como procesador y la refrigeración.

Por último, es importante contar con algo que nos ayude a soplar el polvo de las placas, ya que está totalmente prohibido hacerlo nosotros mismos con la boca porque estaremos soltando un gran chorro de humedad a los componentes del hardware, lo que obviamente los oxidaría al poco tiempo. Es por esto que muchos técnicos utilizan los botes de aire a presión que venden en las tiendas especializadas o, en su lugar, hay usuarios que utilizan los secadores de pelo tradicionales como una alternativa ideal a esos botes.

En ocasiones, algún usuario arriesgado se atreverá a utilizar una aspiradora para eliminar el polvo de la placa madre del ordenador, sin embargo, es una acción poco recomendable, ya que la toma de aire tiende a cargar el flujo de energía estática e introducir la boquilla de la manguera dentro de cualquier tipo de sistemas electrónicos puede causar que salte una chispa, quemando algún componente interno del ordenador.

Por último y antes de iniciar con el proceso de la limpieza de tu ordenador, es muy recomendable contar con un espacio acondicionado para realizar el trabajo, que tenga buena iluminación y esté completamente limpio. Sobre una mesa colocaremos el monitor y el CPU y allí es dónde se deberá empezar abriendo la torre con un destornillador para mostrar la tarjeta madre.

 

 

En primer lugar, el interior del ordenador

Es recomendable empezar por lo más difícil, por lo que iniciaremos con el CPU. Esta es una de las partes más complicadas de la limpieza de los ordenadores, pero no quiere decir que sea tarea nada más de un experto o que sea imposible. En primer lugar, deberás asegurarte de que el equipo esté completamente apagado y desconectado de la toma de corriente. Además, si tu equipo es de sobremesa, asegúrate de apagar el interruptor de la fuente de poder también y, si tienes un portátil, asegúrate de retirarle la batería.

Si en tu caso el ordenador es de sobremesa, tendrás que retirar la tapa lateral del CPU para tener acceso a la tarjeta madre. Si tienes un poco de conocimiento con la informática y crees que eres capaz de hacerlo, retira todos los componentes como disipadores, memoria RAM, disco duro y tarjeta gráfica, para que puedas limpiar todo el polvo que se va quedando acumulado e incrustando en las ranuras. Con un secador de cabello y una brocha pequeña y delicada ve limpiando cada rincón. Luego, vuelve a ensamblar y poner todo como estaba.

En caso de que tengas un ordenador portátil, este proceso es un poco más complicado de llevar a cabo. Tendrás que dar la vuelta a tu equipo y proceder a retirar los tornillos que mantienen la tapa inferior en su lugar. Una vez que lo hayas abierto, echa un vistazo de si los componentes están bien soldados. En algunos modelos, algunas piezas están unidas con algún cable o Flex, por lo que deberás tener cuidado de no soltarlo ni romperlo. Trata de limpiar todo el polvo con mucho cuidado, utilizando el secador y la brocha. Ten en cuenta que realizar este proceso hace perder la garantía a los ordenadores portátiles.

Por último, las pantallas también necesitan limpiarse de vez en cuando, sobre todo si tenemos un ordenador portátil. Es recomendable desinfectar el monitor, además de limpiarlo del polvo y la suciedad, como se hace tradicionalmente, ya que tendemos a tocarlo inconscientemente con las manos sucias más de lo que piensas. Se debe emplear un paño de gamuza seco, aunque algunos usuarios lo utilizan ligeramente húmedo, haciendo una mezcla de alcohol con agua destilada.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments