¿Cuál debe ser la postura correcta en una silla de escritorio?

Última actualización: 03.04.20

 

Diariamente, las personas adoptan diferentes posturas en su cuerpo, ya sea para sentarse, caminar, hacer deporte, manipular el teléfono móvil o dormir. Por lo general, no prestamos mucha atención a este tema, dejando así que nuestro tronco y extremidades adopten la posición en la que se sientan más cómodos. Sin embargo, esta supuesta área de confort encontrada al pasar horas frente al ordenador con las piernas cruzadas o al encorvar la espalda y cuello para manipular nuestro Smartphone podría a la larga llegar a causarnos severas lesiones.

Lo ideal al sentarnos es tratar de que el cuerpo mantenga una posición erguida, en la que el dorso conserve su curvatura natural, los hombros estén relajados y el cuello recto. Sin embargo, estas directrices poco se cumplen, causando una serie de afecciones a nivel muscular o, peor aún, podrían crear una desalineación en regiones como la columna cervical y/o vertical.

En esta oportunidad, nos centraremos en todas aquellas personas que hacen vida laboral dentro de una oficina, teniendo que estar sentadas frente al ordenador durante un lapso considerable de horas. De esta manera, podrás conocer la correcta manera de sentarte, sin generar ningún tipo de tensiones en tu cuerpo.

 

Postura incorrecta vs. correcta

Sentarnos es un acto natural de cualquier ser humano, pero no porque sea intuitivo significa que lo estamos llevando a cabo correctamente. De hecho, el principal error al posar nuestro cuerpo sobre una silla de escritorio es asumir que lo estamos haciendo bien, sin poseer una documentación previa. Hablamos de hábitos que bien deberían forjarse desde la infancia, para evitar problemas futuros a nivel muscular o de la columna.

Pero, no te preocupes. Recuerda que nunca es tarde para adquirir una buena postura. Así que, a continuación te enumeramos algunos indicadores que te ayudarán a descubrir si realmente tienes una postura incorrecta al sentarte frente a tu escritorio y cómo mejorar la posición de tu cuerpo.

 

 

Postura incorrecta

Dolores musculares, hombros tensionados, irritación ocular, pies hinchados, son sólo algunos de los síntomas que podría padecer una persona que pasa horas en un escritorio trabajando frente a su ordenador.

¿Te suena familiar? Si es así, te convendría verificar la postura adquirida al sentarte, ya que este malestar en tu cuerpo es una alerta que no puedes dejar pasar desapercibida.

Estas son algunas de las acciones más frecuentes realizadas por las personas con una mala postura:

  • El monitor del ordenador generalmente no se encuentra nivelado con respecto a la altura de la cabeza, por lo que el individuo se ve en la necesidad de mantener constantemente el cuello girado o inclinado para poder visualizar el contenido. Con el paso de algunas horas, comienza a tensionar los músculos, generando cansancio.
  • Cruzar las piernas o no apoyar la planta de los pies completamente sobre el suelo es otro error muy común, que genera cierto nivel de inestabilidad en el cuerpo y a la larga causa problemas de circulación en las piernas.
  • La falta de ergonomía del escritorio repercute mucho. Sumado a ello está el hecho de que en ocasiones colocamos tanto el ratón o el teclado muy alejados. Esto limita el correcto acceso a ellos y afecta los brazos y muñecas.
  • Arquear la espalda como resultado de no apoyarla sobre el respaldo de la silla es sin duda alguna un error que todos hemos cometido al pasar cierto tiempo sentados frente al escritorio.

 

Postura correcta

Para lograr una correcta postura al sentarnos, necesitaremos mantener en concordancia nuestra vista, cuello, hombros, codos, brazos, muñecas, espalda, caderas, rodillas y pies. De esta manera, podremos evitar fatiga, dolores y la desalineación de los discos de la columna. ¿Por qué esperar a que los síntomas aparezcan? Adoptar una buena posición no es una tarea que lograrás en un abrir y cerrar de ojos, pero tampoco es imposible. Así que comienza con un paso a la vez. Finalmente, lo importante es la disposición que tengas para llevar a cabo este cambio en tus hábitos diarios.

Al sentarte, es obligatorio que tu espalda siempre esté soportada en el respaldo, el cuello debe mantenerse erguido y, por ende, la mirada siempre estará frontal. Asimismo, evita que los brazos queden suspendidos, siendo necesario pegar los codos al cuerpo y apoyarlos junto con los antebrazos en el área de descanso dispuesto en la silla o sobre el escritorio. Todo esto te ayudará a tener los hombros libres de tensiones y completamente relajados. Por otra parte, recuerda no desatender la posición de las muñecas, ya que son muy frágiles y debido a los constantes movimientos al teclear podría generarse una tendinitis.

Con respecto al área baja del cuerpo, al situarte en la silla es pertinente que los muslos se mantengan en paralelo y que tanto la cadera como las rodillas formen un ángulo de aproximadamente 90º, mientras que los pies se apoyan en el suelo. En este sentido, es importante evitar el cruce de las piernas, ya que causaría un desequilibrio del peso y terminaría afectando directamente la columna.

 

 

Recomendaciones con respecto al mobiliario

Si bien es necesario que mejores tu postura, también es cierto que el mobiliario utilizado, como la silla y la mesa, debería cumplir con algunas reglas básicas, ya que así estarás mucho más cómodo.

Lo primero a tener en consideración es el formato del escritorio, siendo necesario que posea una superficie espaciosa con un ancho – fondo de aproximadamente 130 x 90 centímetros. Así disfrutarás de un área adecuada para colocar el teclado, ratón y el monitor, permitiéndote reposar los brazos tranquilamente al teclear.

La altura de la estructura también es fundamental, ya que si es demasiado baja, te verás obligado a forzar el cuello. Por ello, los escritorios de oficina han sido provistos con una medida estándar que puede variar entre 70 y 75 centímetros.

Con respecto a la silla, necesitarás que tenga una altura intermedia con respecto a la mesa, para que al sentarte, tu cuello, hombros, brazos y demás extremidades puedan estar alineadas. La recomendación es usar un asiento con una elevación de 46 centímetros.

 

Deja un comentario

avatar
  Suscribir  
Notificar de