El mejor ordenador de sobremesa

Ordenador de sobremesa – Opiniones, Análisis y Comparativa en 2019

 

Los ordenadores de sobremesa siguen siendo un elemento imprescindible en cualquier oficina o tu hogar. Da igual a lo que te dediques, puesto que, ante la amplia gama de productos actual, resulta sencillo encontrar un producto con la capacidad de procesamiento, el tamaño y el coste que más te conviene. Esta amplia variedad tiene el inconveniente de hacer algo más complejo el proceso de decidir cuál es el mejor ordenador de sobremesa que podemos encontrar según nuestras necesidades. De todos modos, en el mercado destacan modelos como el equipo ASUS GR8 II-6GT025Z. Este ordenador es uno de los más potentes del mercado, contando con un procesador Intel i7 que se acompaña de 16 GB de RAM y una tarjeta gráfica Nvidia de 6 gigas con la que verlo todo claro. Si prefieres algo más sencillo y compacto, el modelo LG 24V360-L cuenta con un formato de ordenador todo en uno, lo que te ahorra espacio y dinero, siendo igualmente capaz de gestionar cualquier tarea ofimática que tengas que hacer.

 

Guía para comprar ordenadores de sobremesa

 

Si hay una herramienta que no falta en cualquier oficina o despacho es un ordenador de sobremesa. Y todo ello a pesar de la potencia que ofrecen hoy día los equipos portátiles. Sin embargo, la comodidad de uso que ofrecen estos equipos de sobremesa hace que sean la opción preferida por la mayor parte de los trabajadores de oficina. De todos modos, sigue siendo importante saber en qué fijarse para elegir un modelo concreto. Una tarea en la que nuestra guía para comprar el mejor ordenador de sobremesa podrá serte de gran ayuda.

Guía de compra

 

Potencia de procesamiento

Tal como ocurre con el resto de ordenadores que tenemos a nuestra disposición, el primer aspecto a valorar de un ordenador de sobremesa tiene que ver con su potencia de procesamiento. Algo que depende directamente de las necesidades concretas de nuestra actividad diaria, dado que no es lo mismo un ordenador de sobremesa para un diseñador gráfico o un editor de vídeo que para un administrativo que solo va a trabajar con facturas y documentos sencillos.

Por suerte, el mercado ofrece opciones para todos los gustos: desde los modelos económicos y sencillos a los equipos potentes y con los que hacer volar cualquier aplicación. En los primeros, podemos conformarnos con procesadores de la gama Celeron o Intel i3, cuyo rendimiento es suficiente para estos usos. Si necesitamos más procesamiento, podemos recurrir a los procesadores Intel i5 o incluso i7, diseñados estos últimos para los equipos de mayor potencia.

Este procesador debe ir acompañado de una cantidad de memoria RAM adecuada, para que su rendimiento no se vea afectado. En los modelos más sencillos se recomienda que esa RAM nunca sea inferior a los 4 GB, el estándar actual del mercado. En el caso de los modelos más potentes, será necesario doblar esa cantidad hasta un mínimo de 8 GB, pudiendo incluso llegar a los 16 GB de los equipos de máxima demanda.

 

Almacenamiento y gráficos

Otras dos cuestiones a valorar en este proceso de compra son la capacidad gráfica y la de almacenamiento del producto. Esa capacidad gráfica es la que nos va a permitir verlo todo más o menos claro, mientras que el almacenamiento es lo que nos va a ahorrar tener que ir cargando con discos duros externos y otros dispositivos a la hora de guardar nuestros datos.

En el lado gráfico, en los ordenadores de sobremesa baratos solemos encontrar tarjetas gráficas integradas dentro de la propia placa base. Estas son suficientes para ver imágenes sencillas y para quienes no tengan una gran necesidad de procesamiento gráfico. Pero si este no es tu caso, conviene buscar modelos con tarjetas gráficas independientes y con una cantidad de RAM de al menos 2 GB. Sin embargo, la misma puede incrementarse hasta los 8 GB dependiendo de la tareas que tengamos que hacer con el equipo.

Algo parecido ocurre con el almacenamiento. Para un uso ofimático convencional basta con disponer de 500 GB de almacenamiento, aunque el estándar actual suele ampliar esa capacidad a un 1 TB. Si necesitamos más espacio, siempre podemos ampliar ese disco o incluir discos adicionales, siendo muy interesantes los discos duros SSD. Estos discos aceleran el rendimiento del equipo al mover los datos a una mayor velocidad. Y lo mejor es que no hay mucha diferencia en cuánto cuesta ese tipo de almacenamiento frente al convencional.

Conectividad

El último aspecto en el que nos vamos a fijar es la conectividad del ordenador. Algo que depende, en parte, del tamaño del producto y también del tipo de placa que monta. Y es que cuanto más avanzada sea esa placa, mayores serán las opciones de conectividad que ofrecerá. Por tanto, es un apartado que no puede faltar en ninguna comparativa de ordenadores de sobremesa, dado que la misma establece las opciones reales para ampliar ese equipo y sus funciones.

En general, la conectividad de un ordenador de sobremesa se divide entre las opciones con cable o conectadas y las inalámbricas o  sin cable. Empezando por las opciones con cable, en nuestro futuro ordenador de sobremesa no deberían faltar una buena cantidad de puertos USB, de los que algunos deberían ser 3.0, así como el lector de tarjetas SD, ya casi imprescindible. Tampoco debe faltar el puerto HDMI, que debe incluir tanto la tarjeta gráfica integrada como la independiente que podamos incluir al equipo para conectar el monitor a una mejor calidad de imagen.

Respecto de la conectividad sin cable, la misma incluye tanto la función WiFi como el Bluetooth. El WiFi nos permite conectarnos a cualquier red y acceder a Internet sin cables.  Y aunque no siempre se incluye, es fácil incorporar esa conectividad mediante un conector USB. Algo parecido pasa con el Bluetooth, que nos permite conectar nuestro móvil o cualquier otro dispositivo sin cables al ordenador. Una opción de conectividad adicional que no es imprescindible pero que sí puede aportarnos un extra de comodidad.

 

Los mejores ordenadores de sobremesa del mercado

 

Salvo contadas excepciones, si hay una herramienta que no falta en ninguna oficina es el ordenador de sobremesa o quizá su hermano portátil. De todos modos, si optas por el primero, te ofrecemos cinco modelos que consideramos muy interesantes y adecuados, pudiendo optar por aquel que más convenga a tu presupuesto y tus necesidades específicas de procesamiento.

 

ASUS GR8 II-6GT025Z

 

El ordenador ASUS GR8 II-6GT025Z es un producto pensado para aquellos usuarios que necesiten la máxima capacidad de procesamiento. Obviamente no hablamos de un modelo que destaque entre los baratos, pero la potencia tiene su precio, especialmente cuando hablamos de un equipo que se acerca a ser el mejor ordenador de sobremesa de los analizados.

Este ordenador cuenta con un procesador Intel i7 de última generación, que se acompaña de 16 GB de RAM y una tarjeta gráfica Nvidia con 6 GB de memoria, así que no tendrás problemas para ejecutar las aplicaciones más exigentes. Este modelo también cuenta con un almacenamiento de 1 TB, donde guardar todo lo que necesites.

Respecto de su conectividad, el equipo incorpora una oferta adecuada de conexiones sin cable, donde no falta ni la opción de conexión Bluetooth ni tampoco la WiFi. Dos funciones integradas que te ahorran usar más puertos para disponer de este tipo de conexiones.

Aunque no hay consenso sobre cuál es la mejor marca de ordenadores de sobremesa del momento, lo cierto es que modelos como este Asus está ganando enteros en esta lucha. Veamos más detalles sobre el equipo.

 

Pros

Procesador: El ordenador cuenta con un procesador Intel i7 de última generación, con el que es posible trabajar con todo tipo de aplicaciones de forma fluida.

Tarjeta gráfica: El equipo monta una tarjeta gráfica Nvidia Geforce GTX 1060 con 6 GB de RAM, lo que sirve para disfrutar de una mejor imagen.

Memoria RAM: Los 16 GB de memoria RAM incluidos con el equipo le dan un extra de potencia y fluidez a la hora de ejecutar las aplicaciones más exigentes.

 

Contras

Puertos USB: El equipo incluye un total de 5 puertos USB, 3 detrás y 2 delante, de modo que pueden quedarse algo cortos dependiendo de los dispositivos que tengas que conectar.

Disco SSD: Se echa de menos contar con un disco duro SSD que acelere aún más el rendimiento, tal como incluyen muchos equipos de este segmento del mercado.

 

 

 

LG 24V360-L

 

El ordenador de sobremesa LG 24V360-L es otro modelo interesante, que seguramente sea muy apreciado por quienes busquen simplificar su equipamiento. Y es que este ordenador todo en uno dispone de un diseño donde todos los elementos del ordenador se montan en la carcasa situada tras el monitor, evitando buena parte de los cables y facilitando el acceso a los puertos de conexión.

Este modelo dispone de un procesador Celeron, acompañado de 4 GB de RAM y 500 GB de almacenamiento en su disco duro, siendo adecuado para quienes tengan necesidades ofimáticas básicas o de tipo medio. Un producto que, en el monitor, dispone del exclusivo panel IPS de LG, con una diagonal de 23,8 pulgadas y resolución Full HD, así que podrás verlo todo mucho más claro.

Un modelo muy completo que, al tener además un precio ajustado, bien podría ser el mejor ordenador de sobremesa de relación calidad precio de los que hemos analizado, dado que con este equipo tampoco tendrás que comprar nada más para utilizarlo.

Si no sabes qué ordenador de sobremesa comprar, no tienes una altas demandas de procesamiento y prefieres ahorrarte quebraderos de cabeza, conoce en detalle este modelo, pues, posiblemente, será de tu interés.

 

Pros

Producto completo: Este modelo no necesita de nada más para completar su montaje, dado que incluye tanto el monitor como el teclado y el ratón, a juego además con el diseño principal.

Rendimiento: El rendimiento del modelo es adecuado para quienes quieran realizar labores de pequeña y media demanda de procesamiento y no deseen gastar más dinero de la cuenta.

Panel IPS: Este modelo incorpora un panel IPS, propio de los televisores de LG, que genera una alta calidad de imagen en resolución Full HD donde verlo todo más claro.

 

Contras

Ampliación: Dado que el diseño es algo cerrado y no cuenta apenas con espacio, las opciones de ampliación de sus funciones están muy limitadas.

Actualización: Según comentan algunos usuarios, el proceso de actualización inicial tras el primer encendido puede prolongarse durante unas horas, por lo que conviene hacerlo con antelación si necesitas usar el PC.

 

 

 

Sedatech Mini-PC Office

 

Una de las ventajas de los ordenadores actuales es que su tamaño se ha reducido de forma notable, tal como podemos comprobar en el equipo Sedatech Mini-PC Office. Este pequeño dispositivo es lo más adecuado para cuando no tenemos que hacer labores muy complejas y tampoco queremos ocupar mucho espacio con una gran torre.

Eso no impide tener un buen procesamiento, que en este caso consta de un procesador Intel Celeron de dos núcleos, acompañado de 4 GB de memoria RAM de tipo DDR3, así como un disco duro de 120 GB y formato SSD, que acelera aún más el rendimiento del dispositivo.

Y si necesitas conectar más dispositivos, el modelo cuenta con 3 puertos USB 3.0, otro puerto USB 2.0, salida VGA, de audio así como puerto paralelo y de Ethernet. Lo justo para que no eches nada en falta a la hora de trabajar.

Situada entre las opciones más baratas y más compactas del mercado, veamos algunos datos de intereses sobre este modelo de tamaño más que reducido.

 

Pros

Tamaño: Por su tamaño, es el producto perfecto para quienes no quieran ocupar demasiado espacio en su mesa con la torre del ordenador.

Consumo: El equipo tiene un consumo de apenas 30 vatios, por lo que también te ayuda a ahorrar energía frente a otros modelos.

Puertos USB: El dispositivo incorpora 3 puertos USB 3.0, así como otro puerto USB 2.0, lo que hace aún más fácil conectar todo tipo de periféricos.

 

Contras

Procesamiento: El equipo es adecuado para labores básicas de procesamiento, pero no para las que requieran de algo más de potencia.

Ventilación: El dispositivo no incluye más ventiladores que el del procesador, por lo que no es muy adecuado en zonas donde el calor pegue con fuerza.

 

 

 

HP Slimline 260-p0051ns

 

Dentro del mercado de ordenadores de sobremesa para oficina, pero también para tu hogar, los modelos de HP son un clásico. La prueba la tenemos en modelos como el ordenador HP Slimline 260-p0051ns.

Este producto se encuentra dentro de la zona media alta del mercado, contando con un procesador Intel I5 de 7 generación, complementado con 8 GB de memoria RAM y 1 TB de disco duro convencional, lo que dan una configuración apta incluso para aplicaciones de alta exigencia de procesamiento.

Un modelo muy completo donde también encontramos una amplia conectividad, tanto frontal como trasera, así como elementos adicionales interesantes como el lector de DVD o el lector de tarjetas frontal, entre otros. Todo ello sin olvidar los nuevos puertos USB 3.0 que también incorpora el modelo. Una oferta muy completa en un diseño especialmente cuidado para que no ocupe demasiado espacio en tu escritorio.

Descubre las características más importantes de este modelo, a fin de saber si el mismo puede encajar en tu proyecto.

 

Pros

Almacenamiento: El espacio de almacenamiento alcanza los 8 GB, gracias al disco duro incluido en el dispositivo. Además, también incluye lector de DVD.

Puertos frontales: La oferta de puertos frontales es muy completa, donde no falta ni el lector de tarjetas ni tampoco dos puertos USB, junto a la toma de auriculares.

Teclado y ratón: A la torre se acompaña un teclado y ratón a juego, así que te ahorrarás tener que comprar estos dos periféricos.

 

Contras

Tarjeta gráfica: El modelo no incluye una tarjeta gráfica independiente, sino que usa la integrada, de modo que se echa en falta ese pequeño extra.

Proceso de instalación: Como ocurre con otros modelos, el proceso de instalación se alarga de forma considerable debido a la gran cantidad de actualizaciones a realizar.

 

 

 

Acer Aspire GX-78

 

Entre los mejores ordenadores de sobremesa del 2019 que hemos analizado, también hay espacio para los modelos de Acer. En concreto, para el ordenador de sobremesa Acer Aspire GX-78. Esta torre es una de las máquinas de gama media de este fabricante, contando con un procesador Intel i5 de séptima generación, que se acompaña con 6 GB de RAM. Una configuración eficiente tanto en labores básicas como en otras que requieran de cierta potencia de procesamiento.

El producto también dispone de un almacenamiento 1 TB. Se remata, en lo básico, con una tarjeta gráfica AMD Radeon RC 480m con la que disfrutar de gráficos de alta calidad y verlo todo más claro. Finalmente, el equipo se monta sobre una elegante torre con iluminación LED y un diseño práctico, de modo que cuenta tanto con puertos de conexión en la parte trasera como en la delantera, ofreciendo así una buena conectividad.

Para que valores con conocimiento este modelo, te damos algunas pistas adicionales sobre lo que este producto te ofrece.

 

Pros

Tarjeta gráfica: El ordenador incluye una tarjeta gráfica AMD Radeon RX 480, que añade un extra de calidad a las imágenes generadas por el ordenador.

Ampliable: A fin de que vayas mejorando las características del equipo según lo que necesites, este modelo puede ampliarse hasta a 32 GB de RAM, ofreciendo también espacio para otros periféricos y similares.

Teclado y ratón: Tal como ocurre con otros modelos, este ordenador de sobremesa se acompaña del teclado y ratón necesarios para utilizar la torre.

 

Contras

Rendimiento del disco duro: Dado que el disco duro incluido es de tipo convencional, se echa en falta la velocidad y potencia de un modelo SSD.

Estilo gamer: Dado que su torre es una caja de estilo gamer, es posible que la misma no sea del agrado de quienes prefieran un equipo algo más serio en su diseño exterior.

 

 

 

Preguntas más frecuentes

 

Q1: ¿Cómo conectar ordenador de sobremesa a WiFi?

Para conectar un ordenador de sobremesa a una red WiFi, vamos a necesitar un adaptador que sea capaz de captar y recibir la señal de esta red. Un elemento que está presente en todos los portátiles, pero no siempre está incluido en los modelos de sobremesa. Si no lo tienes, hay muchas opciones para lograr esa conectividad, que van desde los adaptadores por USB, similares a un pendrive, a las placas que se pinchan en la placa base y que suelen dar una mayor velocidad de conexión al dispositivo.

 

Q2: ¿Cómo formatear un ordenador de sobremesa sin CD?

Cuando se trata de formatear y reinstalar el sistema operativo de nuestro ordenador y no tenemos lector de CD, el proceso cambia un poco, aunque en lo básico es lo mismo. Y es que lo único que se modifica es que, en vez de utilizar el lector de CD para cargar archivos y arrancar el PC, usaremos el puerto USB del equipo. No obstante, puede ser necesario modificar la configuración de arranque en la BIOS para cambiar este parámetro y el orden de las unidades durante el arranque. Algo para lo que conviene ver el manual de nuestro equipo, pues varía entre los diferentes modelos.

 

Q3: ¿Cuánto consume un ordenador de sobremesa?

El consumo de un ordenador de sobremesa depende de los componentes que este tenga en su interior. Cuanto mayor sea la capacidad de procesamiento del equipo, mayor va a ser el consumo de energía. Como referencia, un modelo sencillo pensado para usos ofimáticos básicos con un procesador Intel i3 y una configuración sin gráfica adicional va a tener un consumo de unos 150 a 200 vatios por hora. A medida que aumentamos la potencia de procesamiento, incorporamos más discos duros o instalamos  tarjetas gráficas de mayor potencia, este consumo puede llegar a los 500 o 600 vatios.

 

Q4: ¿Qué comprar, ordenador de sobremesa o portátil?

Decidirnos por un sobremesa o un portátil es una cuestión de preferencias. El portátil tiene la ventaja de que podemos llevarlo a donde queramos y, en un momento dado, podemos quitarlo del escritorio para tener más espacio de trabajo. Pero también es cierto que la comodidad que ofrece el sobremesa está por encima de lo que nos da el portátil, especialmente en tamaño de teclado, de pantalla, etc. Así que, al final, la mejor decisión será aquella que más te convenga según tus preferencias.

 

Q5: ¿Cómo conectar un ordenador de sobremesa a TV?

En la actualidad, prácticamente todos los ordenadores de sobremesa incluyen una salida HDMI con la que es fácil conectar tu PC de sobremesa a un televisor, siempre que este cuente con ese puerto. Si este no es el caso, siempre podrás utilizar la salida VGA de la tarjeta gráfica y la entrada de este tipo del televisor.

Y si tampoco cuenta con entrada VGA, puedes recurrir a un adaptador, ya sea de vídeo compuesto a Euroconector o VGA a euroconector, según lo que te ofrezca el televisor. Por cierto, si no usas un cable HDMI, debes acordarte de conectar también el audio por separado, pues estos cables solo envían la señal de vídeo.

 

 

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...