El Pencil 2, del infierno al cielo de Apple

Última actualización: 06.07.20

 

Corría el año 2007 y en una de las presentaciones de productos de Apple, el ya fallecido Steve Jobs, gurú de la compañía y cuya esencia está inserta al máximo en la misma, renegaba de los lápices como elementos para trabajar con los móviles y los tablets. De hecho, en aquel evento que venía a eliminar el Stylus, como entonces se llamaba este dispositivo señalador, el propio Jobs decía de este producto que lo único que hacía era perderse, había que cogerlo, soltarlo…. un auténtico engorro.

Sin embargo, en una nueva prueba de que a veces los productos tecnológicos necesitan de un momento específico para funcionar de forma adecuada, el Stylus, ahora renombrado como Apple Pencil, volvía a ponerse de moda en el año 2015. Y no tanto porque el producto se hubiera reconvertido para ofrecer más funciones, sino por algo tan sencillo como el hecho de que, por sus características, este dispositivo resultaba el complemento perfecto para los nuevos iPad Pro.

Este proceso de renovación y relanzamiento de este dispositivo señalador sirvió entonces para que Apple renovara su gama. Y puesto que el resultado del proceso no debió de dejar insatisfechos a los responsables de la marca de la manzana, Apple ha decidido repetir la jugada con su nuevo Apple Pencil 2. Un producto que ha servido para renovar por completo la gama de modelos de iPad disponibles a fecha de noviembre de 2018.

 

Pero, ¿qué es el Pencil 2?

Hasta ahora, hemos hablado de Jobs, de iPads y de renovaciones, pero no hemos hablado del principal protagonista y culpable de toda esta historia, el Apple Pencil. Visualmente, puede parecer un simple lápiz señalador más, de aquellos que se vendían junto con las primeras BlackBerrys o de los que actualmente hoy incluyen algunos tablets, los menos.

En la práctica, el Apple Pencil es un dispositivo señalador avanzado, que nos permite trabajar a una resolución mucho más elevada de la que trabajaríamos en condiciones normales con nuestro dedo. Algo que no es relevante para el usuario convencional, pero sí puede serlo para aquellos que necesiten apuntar justamente a un píxel sobre la pantalla de su Apple iPad. Entre ellos, tendríamos los diseñadores gráficos, la gente que quiere dibujar sobre la pantalla del dispositivo y todos aquellos usuarios que deseen mantener el máximo control tanto sobre la zona en la que se presiona como la intensidad de la misma.

 

 

Para lograr este reconocimiento avanzado, el dispositivo incluye una serie de sensores con los que medir exactamente la posición sobre la que presionamos en cada momento. Por si fuera poco, estos sensores son también capaces de reconocer tanto el ángulo que estamos empleando en cada presión como la intensidad de la misma, a la manera en que lo hace, por ejemplo, una tableta gráfica. De hecho, el funcionamiento del dispositivo sigue los mismos patrones, de modo que en la práctica lo que estamos haciendo es convertir nuestro iPad en este nuevo producto de diseño.

Por si esto fuera poco, este nuevo dispositivo tiene la ventaja de funcionar también como ratón, permitiendo cambiar la herramienta de dibujo que estamos utilizando sin necesidad de tener que soltarlo, directamente desde el dispositivo. Algo que viene a solventar una de las cuestiones que más molestaban a Steve Jobs en su momento.

 

Por qué es necesario

La explicación, o más bien la justificación, por la que este producto existe tiene que ver con la forma en que funcionan las pantallas de los tablets. Estas pantallas emplean un sistema capacitivo, construido a base de una serie de hilos ubicados sobre la pantalla. Cuando pulsamos la misma, estos cables se unen entre sí, los verticales y los horizontales, ubicando el dedo del usuario y el comportamiento del dispositivo según hagamos click, arrastremos o realicemos cualquier otra actuación.

El problema es que si le echamos un vistazo a nuestro dedo, respecto de la pantalla, es evidente que la precisión de posición en la que estamos pulsando la pantalla no es elevada. Algo que tiene que ver con nuestro dedo y no con respecto de la pantalla, puesto que la disposición de la misma y su capacidad para percibir los movimientos sí permitirá lograr una mayor precisión a la hora de pulsar. Por eso, el lápiz ofrece una mayor precisión en lo que al punto exacto sobre el que queremos pulsar se refiere. Un aspecto que tiene una alta importancia para todos los profesionales del diseño, dado que una mínima variación en lo que se refiere a la colocación del lápiz marca la diferencia sobre el resultado final en pantalla.

 

 

Por si esto fuera poco, el dispositivo también cuenta con una punta sensible a la presión y a la inclinación del lápiz. Otro elemento importante a la hora de lograr un adecuado acabado en estas tareas de diseño. Para transferir estos parámetros, el lápiz dispone de conectividad Bluetooth, de modo que este lápiz transfiere los datos tal como lo haría un ratón inalámbrico convencional. Otro extra para alcanzar un mejor rendimiento en lo que al uso del producto se refiere.

 

Precio y disponibilidad

Como último aspecto, es el momento de echarle un vistazo al precio y la disponibilidad del dispositivo. Empezando por la parte más dolorosa, este producto tiene un precio de 135 euros, según indica la propia web de Apple. Al menos, la entrega del producto es gratuita. Dicha entrega también es breve en el plazo, pues apenas tendrás que esperar un par de días para tener el Pencil en tu hogar.

Por cierto, es importante recordar que este nuevo Pencil 2 es compatible solo con el iPad Pro de 11 pulgadas y el iPad Pro de 12,9 pulgadas y 3ª generación, por lo que puede no ser compatible con otros dispositivos similares. En caso de que no tengas uno de estos dispositivos, siempre puedes recurrir a su predecesor, el Apple Pencil original. En este caso, hablamos de un producto compatible con casi todos los modelos actuales de la marca y cuyo precio es de “solo” 99 euros.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments