El repetidor WiFi de gran alcance, la solución ante problemas graves de conexión

Última actualización: 08.12.19

 

Cuanto se trata de amplificar el alcance de nuestra red WiFi, el repetidor WiFi convencional es la solución más sencilla. Sin embargo, la mayor parte de los productos que encontramos en el mercado son adecuados para usos domésticos o de oficina en los que el alcance no es especialmente exigente, dado que estos equipos tienen alcance para unos 10 o 15 metros aproximadamente. Así que si tenemos necesidad de un mayor alcance de cobertura por cualquier motivo, es el momento de acudir a los repetidores WiFi de gran alcance, con los que llevar la señal WiFi a espacios más dispersos o alejados.

 

En qué consisten

En la práctica, estos repetidores constan de una conexión a la red pero con un cambio considerable en lo que se refiere a la antena. A diferencia de las antenas convencionales que incluyen los repetidores WiFi convencionales, con la cobertura que hemos mencionado, las antenas de los repetidores WiFi de largo alcance amplían considerablemente esta capacidad de transferencia de señal, haciendo así más fácil disfrutar de conexiones de alta velocidad incluso a distancias considerables de donde se encuentre el dispositivo.

Como ventaja adicional, esta cobertura puede orientarse en la forma que más nos convenga, de modo que, si tenemos una empresa con dos naves separadas, siempre será fácil dirigir la señal desde el edificio principal al secundario con una buena orientación. Algo parecido ocurre en las viviendas con varias plantas, en las que una orientación correcta hace más fácil llevar la señal allí a donde sea necesario.

 

El alcance

De todos modos, es importante tener en cuenta, a la hora de buscar una de estas antenas, que la cobertura del producto es variable. Es decir, no todas las antenas tienen la misma capacidad para enviar la señal a una distancia alejada. Y tampoco todas tienen el mismo coste, la verdad. Así que a la hora de tomar una decisión, siempre es importante tener claro qué es lo que necesitamos, para evitar quedarnos cortos en lo que a alcance se refiere, ni tampoco en tener que gastar más dinero de la cuenta en el producto.

 

 

Por otra parte, también conviene tener en cuenta que a la hora de establecer ese alcance, cuanto mayor sea mayor deberá ser la precisión con la que enfoquemos la señal, dado que el ángulo de enfoque del dispositivo es algo clave para mantener unos buenos resultados en lo que a transferencia de datos se refiere. Una cuestión importante en los modelos a partir de los 30 o 50 metros de cobertura o alcance. Distancias a partir de las que empiezan los problemas y que hacen necesario ser cuidadoso en la selección del producto y del montaje correspondiente.

 

Antenas internas o externas

Otro aspecto importante a la hora de elegir uno de estos modelos tiene también que ver con la necesidad de apostar por un modelo con un diseño externo o interno. Algo que deberemos adoptar a nuestra necesidad específica, según la instalación a realizar. En el caso de las instalaciones internas, las antenas ofrecen formatos compactos, aunque carecen de protección a la intemperie, principalmente porque no la necesitan.

En el caso de los modelos externos, estas antenas sí incorporan la necesaria protección para evitar problemas con el agua, el frío y otras amenazas relacionadas con el clima. En algunos casos, también incluyen los postes o soportes necesarios para su montaje. Y para obtener una mayor calidad de conexión, son modelos que funcionan tanto en modo de conexión inalámbrica como cableada, desde el router o el PC. Esta última opción es la más recomendable, dado que permite generar una señal de mayor calidad en lo que a ofrecer una conexión WiFi se refiere.

 

Antenas de largo alcance

Un capítulo aparte merecen las llamadas antenas de largo alcance. Antenas que han sido diseñadas para aumentar la cobertura en zonas especialmente remotas o distantes entre sí. Estas antenas pueden lograr alcances de hasta 10 kilómetros, aunque tienen el inconveniente de contar con un ángulo de cobertura muy estrecho, tal como veníamos planteando antes. Por tanto, cualquier pequeño movimiento que hagamos dentro de la zona de cobertura es posible que nos haga perder el acceso a la señal.

 

 

Como muestra de estos modelos, tenemos tres opciones principales. Una de ellas son las antenas de panel, pensadas tanto para el interior de edificios como para ofrecer una cobertura amplia en zonas exteriores. Este alcance ronda de 300 a 600 metros, aunque con un amplio rango de cobertura, establecido entre los 35 a 70 grados aproximadamente. Lo mejor de todo es que estas antenas tienen precios ajustados, a partir de los 20 euros, así que incluso pueden ser una solución para quienes buscan el mejor repetidor WiFi convencional y no quieren tener problemas de cobertura.

Si necesitamos coberturas kilométricas, entonces es momento de pasarse a las antenas Yagi. Estas antenas tienen forma de cilindro, con el que es necesario apuntar con precisión a la zona en la que se encuentra la cobertura. Estos modelos pueden llegar a los 2 kilómetros de cobertura, manteniendo unos 30 grados de ángulo de cobertura. Si esto se te queda corto, puedes pasarte a los modelos parabólicos, que llegan a los 10 kilómetros de cobertura, aunque con ángulos de apenas 5 a 7 grados. Así que son soluciones muy específicas para zona altamente remotas.

 

¿Qué es mejor: antena o repetidor?

Llegados a este punto, es posible que nos preguntemos cuándo conviene una antena y cuándo un repetidor. Tal como decíamos al principio, en los usos domésticos y de corto alcance, generalmente nos va a bastar con un repetidor convencional. De todos modos, en entornos con ciertas distancias o con paredes gruesas, tanto por precio como por cobertura, un modelo de panel es interesante, especialmente si la zona a cubrir está muy orientada como para enfocar directamente el producto.

En donde sí tenemos una respuesta clara es cuando la distancia entre puntos supera los 20 o 30 metros, dado que en estos casos los repetidores no llegan a cubrir adecuadamente la demanda de datos. Lo mismo ocurre en caso de espacios externos, en los que estas antenas tienen mayor eficacia a la hora de mantener la señal. Todo ello, además, con unos costes muy competitivos en lo que a la compra del producto se refiere.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...