Google se suma al mercado de los routers con su Google WiFi

Última actualización: 23.08.19

 

Que Google es una de las más grandes empresas del mundo de internet, si no la más grande, es algo que pocas personas pueden discutir. A diario, millones de personas acceden a su cuenta de Gmail para revisar su correo, llegan a su destino gracias a las indicaciones de Google Maps o trabajan con documentos que gestionan a través de Google Drive y sus aplicaciones.

No obstante, la oferta de Google no se queda solo en el mundo virtual, sino que también está presente físicamente en nuestros hogares. Conocidos son ya los teléfonos que esta empresa ofrece en el mercado bajo la línea Pixel o su altavoz y asistente virtual Google Home. Una extensión de línea que han seguido otras marcas y que también hace que Google esté presente en el mercado de los routers (puedes encontrar aquí un listado con varias ofertas), gracias al Google WiFi.

 

De un vistazo

A primera vista, el Google WiFi puede parecer un altavoz, un pequeño bote de crema o cualquier otra cosa distinta de un router. Sin embargo, este diseño exterior no es casual, sino que está pensado para ofrecer al usuario una mejor cobertura durante el uso del dispositivo y una fácil integración. Todo ello sin olvidar que este diseño también dispone de una línea moderna y diferente, así que el producto puede encajar perfectamente en cualquier decoración… que es justamente lo que la marca quiere.

El diseño externo se remata con una tira central LED, que nos indica el estado del dispositivo en cada momento, a la manera de los paneles que encontramos en los routers convencionales. Este aspecto se remata con la G de Google situada en la parte superior, en un tono gris oscuro que destaca sobre el color blanco marfil del dispositivo.

 

 

 

 

Conectividad y tecnología de malla

Dado que un router siempre será un router, las funciones del Google WiFi son las que este tipo de dispositivos nos ofrecen: la posibilidad de acceder a nuestra red y tener una considerable calidad en lo que a la recepción de la señal WiFi se refiere.

Sin embargo, una de las ventajas de Google WiFi frente a los modelos convencionales es la forma en que este producto funciona y gestiona la red. En concreto, este producto está equipado con la tecnología Network Assist, propia de la marca, que se encarga de optimizar al máximo las conexiones que realicemos a través del router. Una función en la que la nueva tecnología de red en malla genera una cobertura de mayor calidad y más personalizada, dependiendo de lo que estemos haciendo.

Esta tecnología de red en malla no es nueva, siendo también conocida como tecnología Mesh y estando presente en otros routers. Esta tecnología permite usar diferentes puntos de acceso o los diferentes elementos presentes en el router, como las antenas, para crear una conectividad más compleja que la simple red WiFi que nos abre un router convencional. Esto se traduce en un avance considerable en velocidad y potencia, de modo que la red tiene una mayor cobertura en cualquier punto y permite aprovechar mejor el tráfico de datos existente.

Para lograr esta tecnología de malla, tenemos la ventaja adicional de poder sumar tantos Google WiFi como queramos en aquellas estancias de nuestro hogar en las que sea necesario instalarlos. Esto se traduce en una conectividad mejorada y en un sistema que permite que los routers se conecten entre sí de manera eficiente, así que en cada punto obtenemos la conexión desde el router que más nos convenga. Como consejo, Google recomienda usar dos dispositivos en viviendas de 85 a 170 metros cuadrados y emplear tres para dimensiones de 170 a 255 metros cuadrados.

 

Network Assist

No queremos pasar de lado por la tecnología Network Assist que incluye este router, pues es otro avance interesante a la hora de conectarnos. Este particular asistente tiene buena parte de la responsabilidad en lo que a los resultados de conectividad de red se refiere, pues entre sus funciones se encuentran la de detectar los dispositivos conectados a la WiFi, evaluar su demanda de datos y asignar con eficiencia el tráfico a cada uno de ellos.

Esto se traduce en un comportamiento de red dinámico y personalizado en cada momento, dependiendo de lo que tengas conectado a la red. Así, cuando solo estés usando dispositivos de alta demanda de datos, este asistente se encargará de distribuir los canales de la conexión para evitar saturación en los mismos, al tiempo que priorizará la asignación de tráfico a estos dispositivos, retirando la que sea posible a los productos que no necesiten de tanto ancho de banda.

 

 

 

La presencia de este asistente no es casual. Tenemos que pensar que Google, con este producto, no solo está pensando en el usuario actual, sino en el usuario del futuro. Un futuro cercano en el que el famoso internet de las cosas será la mayor de las novedades. Un planteamiento que requiere de un comportamiento personalizado en la red para gestionar la gran demanda de datos de este nuevo ecosistema. Así que esta es la apuesta de Google para este nuevo entorno que pronto llegará a nuestros hogares.

 

Instalación y gestión

El último aspecto de este nuevo router tiene que ver tanto con su proceso de instalación como el de gestión diaria. La instalación del producto es realmente sencilla, contando además con la ayuda de una app diseñada específicamente para estas funciones. A través de la misma podemos autorizar o no la conexión de dispositivos, modificar todos los parámetros de la red de la forma que más nos convenga o bien ver el estado de la misma mediante las herramientas de diagnóstico incluidas.

Esta aplicación también facilita la gestión de esa red en aspectos como el control parental, de modo que podemos bloquear el acceso a ciertos contenidos en unos dispositivos concretos o bien establecer tiempos de uso y conexión. También la app es útil para controlar los dispositivos inteligentes o domóticos que tengamos conectados a esta red, facilitando así la automatización del hogar. No obstante, esta app probablemente no deje de ofrecer novedades cada poco tiempo, así que siempre estarás al día para las futuras novedades que se vayan lanzando.

 

Precio y disponibilidad

Llegados a este punto, es el momento de hablar de lo que seguramente menos te guste del producto: su precio. El coste actual del router Google WiFi es 139 euros por unidad, aunque si compras tres, su precio se reduce a unos 120 euros cada uno, con un coste total de 359 euros. Al menos los gastos de envío son gratuitos. Respecto de su disponibilidad, el producto ya está en el mercado, así que si quieres hacerte con este router, podrás hacerlo ya desde la tienda que la marca tiene para sus dispositivos.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...