Historia de la grabadora de voz

Última actualización: 22.08.19

 

Desde los primeros ingenios pensados para almacenar la voz de forma permanente hasta las compactas grabadoras de voz actuales, han pasado mucho tiempo y muchos inventos. Una historia que no está de más conocer, para saber cómo hemos llegado hasta aquí.

 

Uno de los objetivos que el hombre ha tenido desde siempre es almacenar su presencia en este mundo. Algo que se manifiesta en el deseo de inmortalizarse en imágenes o vídeos, mediante cámaras de fotos y vídeo, pero también de almacenar su voz, mediante grabadoras de voz. Unas herramientas que van más allá de las utilidades actuales, para periodistas y otros profesionales, siendo adecuadas también para guardar registro de nuestra voz en cualquier circunstancia.

Estas grabadoras tienen una historia por detrás, que va de la mano de la historia de la grabación general de sonido. Una larga historia que conviene conocer, para apreciar adecuadamente el esfuerzo que el hombre ha hecho a la hora de inventar nuevas máquinas y herramientas para almacenar la voz de forma adecuada, en cualquier circunstancia. Arranquemos la máquina del tiempo y veamos de dónde venimos en lo que a la grabación de la voz humana se refiere.

 

La primera grabadora de voz

Aunque son muchos los que apuntan a la máquina de Edison como la primera grabadora de sonido, lo cierto es que la primera máquina destinada a este fin es aún más antigua. En concreto, hablamos de la máquina inventada por Scott de Martinville, que fue lanzada por primera vez nada menos que en el año 1857. Este modelo utilizaba un papel ahumado, que se situaba sobre un tambor cilíndrico, registrando las ondas sonoras recogidas por el micrófono que incorpora el dispositivo. El modelo era manual, contando con un sistema de manivela que era el responsable de mover el sistema.

Las ondas sonoras obtenidas durante el proceso de grabación se almacenaban lateralmente sobre el papel ahumado, de modo que esas ondas quedaban debidamente registradas y podían leerse posteriormente con la misma máquina. Lo mejor de todo es que, durante los 20 años que pasaron entre este invento y la creación de Edison, se generaron gran cantidad de grabaciones, que incluso pudieron ser leídas con el fonógrafo moderno que este genio invento.

 

 

El invento de Edison

Avanzamos hasta 1877, cuando llega el fonógrafo de Edison, que muchos usuarios consideraron como el primero en ser capaz de almacenar la voz humana. Un dispositivo que, pese a lo que muchos usuarios piensan, realmente no fue inventado para grabar música, sino que tenía su uso principal como grabador de voz. Este producto cuenta con un sistema capaz de convertir las ondas sonoras y sus vibraciones en formas físicas que quedan almacenadas en un cilindro giratorio. Para ello, se emplea una aguja especial, pero que frente al diseño de ondas oscilantes de Martinville, en este caso es capaz de generar diferentes niveles de profundidad en el soporte de grabación, en función de lo que la onda sonora requiera.

Algo que tiene la ventaja de hacer más compactos los cilindros, frente a los papeles antiguos, dando un mayor rendimiento al sistema y una mayor durabilidad. De todos modos, esto queda supeditado a la durabilidad de la cera de la parte superior, que es más bien escasa. Un problema que empezaría a solventarse mediante las modificaciones del producto, que aumentan la resistencia de ese cilindro al tiempo que generan mejoras en el sistema de accionamiento y de lectura. De hecho, estos serían los primeros modelos que ofrecerían funciones de ajuste de sonido y ecualización, en las versiones posteriores a las del invento original de Edison.

 

Llega la cinta de casete

La llegada de la cinta de casete en los años 70 sería un aliciente considerable para las grabadoras de voz. Baste pensar en lo complejo que es crear un disco o gestionar los tubos de cera de Edison a la hora de grabar la voz. Por suerte, la cinta de casete reduce el tamaño del soporte de grabación y también hace mucho más segura su manipulación. Algo que ha dado a los usuarios un salto adelante a la hora de grabar voz, discursos o las declaraciones de cualquier personaje público.

Esta cinta de casete tiene la ventaja adicional de que los grabadores de voz se convierten en algo portátil, con algo tan sencillo como es la llegada del walkman. Este invento de Sony supuso el nacimiento de la música portátil, pero también la posibilidad de disponer de una nueva herramienta para trabajar con comodidad, cuando de almacenar la voz se trata. Con el paso del tiempo, la mejora en los soportes y la tecnología de las grabadoras incrementarían también la calidad del sonido registrado así como su durabilidad. 

Tampoco podemos olvidarnos de las mini casetes, destinadas precisamente a este sector. Algo que suponía reducir el tamaño tanto del casete como de la grabadora, aligerando el trabajo de muchos periodistas y de otros usuarios.

 

 

La era digital

Nuestra última parada nos lleva hasta nuestros días, con la llegada de la tecnología digital. Algo que, frente a las etapas anteriores, seguramente sí te resulte muy conocido. Hablamos de elementos como el almacenamiento en MP3, las tarjetas de memoria micro SD o las memorias internas y las baterías autónomas. Elementos fundamentales con los que disponer de grabadoras de voz digitales de alta calidad y rendimiento. Ahora, es fácil controlar los archivos de audio, hacer cortes y organizar mejor todo lo que necesitamos a la hora de grabar voz sin tener que ir usando cintas ni otros dispositivos de almacenamiento.

Por si fuera poco, estos dispositivos tienen la ventaja de que podemos mover esos archivos a nuestro ordenador y almacenarlos o procesarlos según nos convenga. De todos modos, este mismo proceso podemos llevarlo a cabo desde muchas de las grabadoras que tenemos actualmente, que cuentan con botoneras muy cómodas de usar y grandes pantallas en las que ver todos los datos necesarios de dicha grabación. Así que nunca ha sido tan fácil encontrar la mejor grabadora de voz, con la que dejar registro de nuestras ideas de viva voz o guardar una entrevista.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...