Ideas para luchar contra la invasión de cables en tu escritorio

Última actualización: 15.07.20

 

Uno de los principales problemas que tenemos a la hora de organizar nuestro escritorio son los cables. Un aspecto en el que los principales dispositivos que utilizamos tienen tendencia a eliminar, pero dado que los profesionales del sector no hacen milagros, siguen siendo muchos los dispositivos que tienen que seguir utilizando cables. Así que no está de más tener algunas ideas para ver cómo luchar contra esta invasión de cables o al menos tratar que los cables que tengamos por nuestro escritorio molesten lo menos posible, tanto visualmente como en términos de comodidad.

 

Reducir es la clave

Como paso previo a ver las diferentes opciones con las que podemos disimular el cableado, es conveniente saber cuál es la clave para hacer este trabajo más fácil: reducir al máximo los cables que utilizamos en nuestro escritorio. Una labor en la muchos periféricos actuales cuentan con elementos que hacen fácil el proceso.

Como ejemplos, tenemos los teclados y ratones, que hoy día son plenamente inalámbricos y cuentan con una respuesta de calidad. Lo mismo ocurre con los altavoces, pudiendo recurrir a un modelo con conectividad Bluetooth si queremos quitar otro elemento más de nuestro entorno. Una labor que los modernos conectores Unifying simplifican, al controlar varios dispositivos con un único conector USB.

En lo que no vamos a poder elegir es en objetos como el monitor, que forzosamente va a tener que llevar tanto el cable de conexión eléctrica como el cable de datos, ya sea mediante HDMI o DisplayPort. En estos casos, sí conviene reprimir la tentación de desplegar por completo el cable que el producto tiene, a menos que sea estrictamente necesario. Más bien, deberíamos aprovechar para mantener el cable lo más corto posible, ocultando detrás del monitor o de la torre ese cable sobrante, siempre que sea posible.

 

 

Las bridas

Si buscas una solución sencilla y de bajo coste para organizar tus cables, las bridas son la respuesta a lo que necesitas. Estas bridas, idénticas a las utilizadas para todo tipo de trabajos de ferretería, hacen fácil crear un paquete compacto de cables, evitando que estos queden desperdigados por tu escritorio.

Su instalación es tan sencilla como colocar los cables dentro de la pestaña de la brida, introducir la punta de la misma en la zona de introducción e ir tirando poco a poco hasta que los cables queden en la una posición óptima y debidamente apretados. Una vez que tenemos el paquete de cables compactado, ya no tenemos más que cortar el sobrante de plástico de la brida para completar el montaje. El proceso se repite tantas veces como sea necesario, pudiendo dar forma y orientación al paquete de cables, conforme sea necesario. Como inconveniente, en caso de tener que sacar algún cable del paquete es muy probable que tengas que quitar todas las bridas y repetir el proceso.

 

Los velcros

Como alternativa a las bridas, con una mayor comodidad y a un precio interesante, tenemos los velcros. Estos velcros funcionan bajo el mismo principio que las bridas, pero tienen la ventaja de poder abrirse en caso de que sea necesario. Así que si necesitamos cambiar alguno de los cables que tenemos en el interior, no tenemos más que abrir las tiras necesarias, realizar el cambio y volver a cerrar las mismas.

Tal como pasa con otras opciones, es interesante elegir los modelos más adecuados a nuestras necesidades concretas, dado que el largo de la brida y su diámetro equivalente varían. Siempre conviene elegir una medida ligeramente superior a lo que necesitemos, para que no tengamos problemas a la hora de mover los cables. En caso de exceso, basta con apretar un poco más el velcro para absorber ese sobrante.

 

 

Las canaletas

Las canaletas son otra solución interesante cuando de ocultar y mantener los cables bajo control se trata. Estas canaletas constan de una carcasa plástica de forma rectangular, en cuyo interior vamos a alojar los cables. La ventaja de la canaleta es que la misma se coloca pegada a la pared, para lo que la pieza incluye un adhesivo plástico en la zona trasera de la misma, que permite mantener la posición de los cables siempre que los mismos no ejerzan una tensión excesiva sobre la pieza.

Este aspecto también hace más fácil la instalación de la misma, a lo que igualmente contribuye el diseño de las dos capas de la canaleta. En concreto, la parte superior puede deslizarse sobre la inferior a través de unas pestañas laterales, de modo que una vez introducidos los cables en el interior, basta con deslizar esa pestaña superior para que queden ocultos. Adicionalmente, también es posible encajar por presión las dos partes para cerrar el espacio. Como consejo, ten en cuenta el grosor de los cables al elegir la canaleta, para que todo encaje como debe. Y en caso de que quieras colocar o pasar los cables por el suelo, apuesta por una canaleta semicircular, que no supone un riesgo de tropezar a la hora de moverse.

 

Deja volar tu imaginación

Si estos remedios te saben a poco, existen miles de soluciones creativas para mantener los cables ocultos en tu escritorio. Una de estas opciones pasa por colocar una regleta en la parte inferior del tablero del escritorio, de modo que es fácil disimular aquí los cables y tener solo a la vista el enchufe de esa canaleta.

Otra opción es usar los organizadores de cables, con los que podemos ir dirigiendo los mismos a lo largo del escritorio del modo que más nos convenga. Algunos de ellos sirven para varios cables, así que todo es mucho más fácil si los utilizamos correctamente según nuestras necesidades.

Como consejo final, es importante ser creativo. No te preocupes de salirte de lo convencional o ir probando cosas hasta que des con la combinación más adecuada para tu escritorio. A fin de cuentas, es tu lugar de trabajo, así que nadie mejor que tú para decidir cómo quieres que estén las cosas colocadas y organizadas.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments