La nueva impresora Canon Zoemini viaja contigo

Última actualización: 31.05.20

 

Vivimos tiempos extraños en lo que a la tecnología se refiere. Por una parte, son muchos quienes ya dan cierta fecha de caducidad al uso de impresoras, en un planteamiento que nos recuerda a lo que se decía del vinilo o al CD cuando salió el MP3 o bien a las propias cámaras de fotos cuando surgieron los primeros móviles con cámara de calidad. Sin embargo, en ambos casos hemos visto como esos productos amenazados siguen vivitos y coleando.

En el caso de las impresoras, además, estamos viendo un renacer de una vieja idea, como es la de disponer de opciones para imprimir nuestras fotos directamente, sin importar donde nos encontremos. Un campo en el que ya hay varias cámaras de fotos, como la famosa Fujifilm Instant, que se completa con novedades como la impresora Canon Zoemini.

 

Portabilidad extrema

Uno de los primeros detalles que notamos al ver este producto es su tamaño y peso. Hablamos de un producto con unas medidas concretas de 11,8 centímetros de largo por 8,2 de ancho y apenas 1,9 de grosor, similar al que vendría teniendo un smartphone convencional. Todo ello en un producto con un peso de unos 160 gramos, así que no tendrás que preocuparte a la hora de llevar la cámara contigo a donde sea necesario.

En cuanto a su batería, la misma necesita en torno a 90 minutos para cargarse por completo, ofreciendo a partir de aquí una buena autonomía en lo que al proceso de impresión se refiere. Dicha carga se efectúa mediante puerto micro USB convencional, de modo que podrás cargar directamente su batería conectando el producto a una batería externa o similar.

 

 

Sistema de impresión

El sistema de impresión del producto es otro de los aspectos destacados de este modelo. En concreto, el producto te ofrece un sistema de impresión sin tinta, que emplea una tecnología de sublimación para revelar e imprimir directamente tus fotografías sobre un papel específico. Un sistema que es similar a la de otras mejores impresoras de este tipo, aunque obviamente con las características propias de Canon en lo que a calidad y acabado se refiere, por lo que estas copias tienen una calidad que podemos cifrar en una resolución de 314 x 600 puntos por pulgada, aproximadamente.

El resultado final, obtenido en un tiempo de unos 30 segundos aproximadamente, es una foto impresa con calidad profesional en unas medidas que de 7,6 centímetros de largo por 5 de ancho. Sí es cierto que no es un tamaño especialmente grande, pero pensemos que para obtener impresiones en tamaño convencional, como las de 10 x 15 centímetros, sería necesario tener una impresora casi del tamaño de un tablet. Algo que afectaría especialmente al coste del producto.

Lo que sí tiene esta impresora es la posibilidad de pegar las fotos donde quieras, dado que el papel sobre el que se imprimen es adhesivo. Unas impresiones que soportan adecuadamente el paso del tiempo, por lo que la impresión no se deteriora ni se corre, siempre que la misma se deje secar correctamente.

 

Consumibles

Dado que hemos hablado de la impresión, es momento de hablar un poco más del tipo de papel que utiliza esta impresora para crear tus fotos. El papel utiliza una tecnología específica de sublimación que, mediante el avance del cabezal, va “revelando” la imagen de la fotografía a medida que esta se imprime. Un procedimiento que elimina la necesidad de tintas y otros elementos, que podía darnos un disgusto a la hora de desplazar la impresora.

A cambio, tendremos que afrontar un coste de impresión algo más elevado. Como referencia, un paquete con 20 hojas de este tipo vale en torno a los 12 euros, de modo que cada foto impresa tendrá un precio de unos 0,60 euros. De todos modos, el coste no es mucho mayor al de otros modelos ya presentes en el mercado, como los papeles para la impresora HP Sprocket.

 

 

Procedimiento de impresión

Una de las ventajas de este modelo de Canon es que nos pone fácil el proceso de impresión. Para ello, no tenemos más que descargar en nuestro móvil la app correspondiente, con la que podremos hacer muchas cosas. Una de ellas es el proceso de impresión de nuestras fotos, conforme corresponde a la misma, pero esto no se queda aquí.

Otro de los puntos fuertes de esta aplicación es la posibilidad de realizar todo tipo de modificaciones y cambios en lo que al diseño se refiere. Así que podemos editar el brillo, el contraste o ajustar la foto en lo que a sus parámetros técnicos se refiere. Pero dado que hablamos de fotos divertidas, también vamos a poder añadirles texto, marcos, emojis y otros elementos interesantes. Una foto que se imprime directamente en el dispositivo, con solo pulsar la opción correspondiente, pero que también podemos compartir en nuestras redes sociales, mandarla por email o de la manera que más nos apetezca.

 

Coste y disponibilidad

Llegados a este punto, es momento de hablar de dinero. En la actualidad, este modelo está disponible en el mercado, contando además con unas buenas valoraciones al respecto. El precio actual del dispositivo es de 118 euros aproximadamente, algo menos de los 170 euros a los que se empezó a vender el producto.

En cuanto a los consumibles, ya hemos indicado que el coste de las hojas para impresión ronda los 60 céntimos de euro, aproximadamente. De todos modos, este coste varía dependiendo del tamaño del paquete de recambio que compremos. Como muestra, extraña todo sea dicho, el precio del paquete de 20 hojas viene rondando los 12 euros, mientras que el paquete de 50 sube el precio a los 40 euros, con un coste mayor pese a comprar un paquete más grande.

Por cierto, hemos comentado antes algunos otros modelos, en lo que a la impresión se refiere, que podrían compartir tanto la tecnología como las medidas de papel. Algo que deja en el aire la idea de si podríamos utilizar papel de otro fabricante que resulte más barato, tal como pasa actualmente con el de HP. Todo será cuestión de probar.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments