Llegan los primeros portátiles con procesadores Intel i9

Última actualización: 02.04.20

 

Hace ya varios años desde que se produjo el lanzamiento de los primeros procesadores Intel i7 tanto en sus versiones de sobremesa como en las diseñadas para equipos portátiles.

Un tiempo en el que estos procesadores han seguido evolucionando de forma interna casi una generación por año, pero han mantenido la nomenclatura original, a diferencia de las versiones anteriores en las que Intel modificaba la clase o nombre del procesador con mayor frecuencia. Sin embargo, el último salto de calidad que este fabricante ha dado en lo que a sus procesadores se refiere ha sido tan grande que ha llegado el momento de dar un paso adelante con sus nuevos procesadores de la gama i9.

 

Qué novedades traen los nuevos Intel i9

Llegados a este punto, es necesario preguntarse qué novedades tienen preparadas para nosotros estos nuevos procesadores de octava generación. Un listado de funciones entre las que encontramos potencia pero también otras novedades interesantes.

Empezando por la velocidad, estamos hablando de los primeros procesadores en llegar a los 5 Ghz de velocidad de reloj. No de forma directa, dado que su velocidad máxima es de 4,8 Ghz de velocidad, pero sí mediante un pequeño extra que el propio procesador aporta en ciertas circunstancias y que incrementa en hasta 200 Mhz la frecuencia de reloj. Todo ello sin hablar del proceso de “Overclock” que podamos hacer sobre el mismo y del que la marca no se hace responsable.

Otra novedad de este procesador es que amplía también la capacidad disponible en lo que a memoria RAM se refiere. Este procesador es capaz de trabajar con hasta 128 GB de memoria RAM, lo que supone un paso adelante más en este capacidad. De hecho, algunos de los equipos que montan esta tecnología incluyan GPU actualizable, para mejorar aún más el rendimiento de la misma a medida que la tecnología avance.

Finalmente, este procesador cuenta otras mejoras menores que también dan un extra de rendimiento al equipo en el que se instalan. Entre ellas tenemos una caché mejorada o la presencia de la memoria Intel Optane, con la que contar con la potencia del nuevo sistema SSD para lograr un mejor rendimiento dentro del propio procesador. Algo que afecta también a su conectividad sin cables, que se adapta a los nuevos tiempos y permite lograr mayores velocidades a la hora de conectarse a cualquier red WiFi de alta velocidad, estando cercano el contar con conectividad 5G.

 

 

 

Por cierto, no queremos olvidarnos de mencionar que estos nuevos procesadores han resuelto el famoso problema de seguridad relacionado con la vulnerabilidad Spectre. Un dolor de cabeza considerable que ha supuesto una pérdida de velocidad en prácticamente todos los procesadores que se habían vendido hasta ahora, tanto de Intel como de otros fabricantes del mercado.

 

Aplicaciones en modelos portátiles

Si le echamos un vistazo a las características de este procesador está muy claro que su uso estará reservado para los usuarios más exigentes en lo que a rendimiento y procesamiento se refiere. Por tanto, no es un procesador adecuado para quienes no necesiten lo máximo cuando están en movilidad. Para ellos, Intel ha presentado también la octava generación del resto de procesadores de su gama, desde el i3 al i7, que mejoran también el rendimiento y el procesamiento de cualquier equipo frente a sus predecesores.

Una de las apuestas más fuertes de Intel a la hora de vender este procesador es el mundo gaming. De hecho, diversas pruebas realizadas por la marca con algunos de los juegos más exigentes del mercado apuntan a una mejora del 40% en el rendimiento de los mismos con este nuevo procesador frente al modelo más potente de la antigua gama i7. Sin embargo, algunos medios especializados ponen en duda si realmente merece la pena el coste para esa mejora de rendimiento.

La causa tiene que ver con el planteamiento del procesador. Como hemos comentado, el incremento de potencia no afecta en exceso a la velocidad del mismo, sino que se fundamenta en un incremento en el número de cores o núcleos que tiene este procesador. Y a la hora de jugar con la máxima potencia no todo es cuestión de núcleos, sino que lo que rinde mejor es un procesador lo más rápido posible. Por tanto, este procesador no se exprime al máximo precisamente por no ser necesario usar todos los núcleos a la vez mientras se juega.

 

 

Sin embargo, este mismo “problema” hace que el procesador sea de lo mejor usar aplicaciones que sí utilicen todos los núcleos en paralelo y de forma eficiente. Un ejemplo sería la aplicación de diseño en 3D Blender, que presenta un salto de calidad en su rendimiento al aprovechar el procesamiento paralelo de alto nivel de este producto. Un rendimiento compartido con otras aplicaciones de diseño gráfico, edición de video y similares, que ofrecen una alta eficiencia a la hora de procesar, utilizando diversos núcleos al ejecutar tareas en paralelo.

 

Precios

Dado que hablamos de una novedad reciente, es cierto que todavía no tenemos muchas opciones entre las que elegir si buscamos el mejor ordenador portátil con procesador Intel i9. Lo que sí podemos confirmar es que las mismas, al menos por ahora, no van a ser precisamente baratas. Como referencia, solo el procesador sigue estando hoy día por encima de los 1.000 euros de coste, así que dado todo lo que tenemos que sumarle en cuanto a componentes, resulta obvio que no es un producto barato.

Algo que comprobamos al analizar los modelos que cuentan ya con este procesador instalado. Entre ellos tenemos los equipos de MSI, socio de Intel en el lanzamiento de este producto. Este fabricante ofrece su ordenador MSI GT75 de 17,3 pulgadas, procesador i9, 32 GB de RAM y gráfica Nvidia RTX 2080 de 8 GB a un precio de 4.400 euros. Algo más económico es el modelo Dell XPS 15 9570, de 32 GB de memoria RAM, el citado procesador i9, pantalla de 15,6 pulgadas en formato Full HD y unos complementos más ajustados a un precio de 2.900 euros aproximadamente.

Así pues, es cierto que los precios siguen siendo elevados y seguramente se mantengan altos durante el 2020, aunque según evolucione el mercado, es posible que estos se vayan reduciendo. De todos modos, seguiremos hablando de equipos con precios de cuatro cifras durante mucho tiempo.

 

Deja un comentario

avatar
  Suscribir  
Notificar de