Los 5 errores que cometes al usar tu SSD y cómo afectan a tu dispositivo

Última actualización: 22.07.19

 

Un disco duro SSD no es un disco duro normal. No solo por la alta velocidad que ofrecen estos modernos discos frente a sus predecesores, sino también por la tecnología que utilizan. Una tecnología diferente que, pese a tener una vida útil prolongada, puede darnos problemas en caso de que sigamos usando este disco duro de la misma manera en la que usamos un disco convencional. Para evitar acortar la vida de tu disco duro SSD, vamos a ver cuáles son los errores más habituales a la hora de usar este tipo de discos y cómo puedes evitarlos.

 

Error 1: No mantener el firmware al día

El firmware es la parte del “software” más primaria de cualquier dispositivo electrónico. Lo tiene tu impresora, tu móvil y también tu disco duro SSD. La ventaja es que, frente a los complicados procesos que tenemos que pasar para actualizar ese firmware en ciertos equipos, en un disco duro SSD es un proceso relativamente sencillo de ejecutar. Tanto como para que le dediquemos el tiempo necesario a realizarlo de forma correcta.

La razón es sencilla. Un disco duro SSD que no esté actualizado va a ser menos eficiente y seguramente reduzca subida útil frente a un modelo que sí esté perfectamente actualizado. Así que mantén siempre al día tu disco instalando el software del fabricante y comprobando con cierta frecuencia que tu disco duro SSD tiene la última versión disponible del firmware correspondiente.

 

 

Error 2: Desfragmentar el disco duro

Los discos duros convencionales requieren de una desfragmentación de vez en cuando. Un proceso por el que los diferentes elementos que forman cada archivo se ordenan y se colocan uno detrás de otro para acelerar el acceso a los mismos. Vendría siendo un proceso similar a ordenar los tomos de una enciclopedia, poniéndolos todos juntos y en orden, para hacer más fácil acceder al contenido que nos interese en cada momento.

El problema es que en un disco duro SSD este proceso no sirve de nada, debido a la forma en la que se accede a la información. Por si fuera poco, cada proceso de escritura desgasta las celdas  que forman parte del disco duro SSD, por lo que la desfragmentación no solo no sirve de nada, sino que encima acorta la vida útil del dispositivo. Por eso nunca debe desfragmentarse uno de estos discos.

 

Error 3: Actualizar el disco duro y no el sistema operativo

Igual que nadie le pondría una copia de Windows XP a un moderno PC con un procesador Intel i9 tampoco debemos instalar un disco duro en aquellos sistemas operativos más antiguos. Entre otras cosas porque estos sistemas no saben de la existencia de los discos duros SSD y, por tanto, no están preparados para sacarle el máximo partido a este tipo de discos.

De hecho, los sistemas operativos Windows XP y Vista ni siquiera son capaces de trabajar adecuadamente con este tipo de discos. Por otra parte, a partir de Windsor 7 si es posible usar este tipo de discos, aunque se deben tomar algunas precauciones al respecto como las de mantener el comando TRIM activo, pues es el que marca que un sector está libre aunque no esté vacío, o bien emplear el Índice de Experiencia de Windows o WEI, para que el mismo sea detectado correctamente.

 

Error 4: Aplicar el borrado extremo a los archivos

Dentro de las diferentes opciones que tenemos a la hora de borrar los archivos que ya no usemos existen algunas que implican la destrucción extrema de los archivos. Un proceso que también se denomina borrado militar o borrado de seguridad. El problema del borrado en este tipo de modos es que se requieren de varios procesos de escritura de alta intensidad sobre cada celda para eliminar por completo los datos, frente al proceso de marcar el mismo como disponible que implica un borrado normal.

Por lo tanto, este proceso no debería utilizarse sobre un disco duro SSD puesto que, de nuevo, va a reducir considerablemente la vida útil de la unidad sobre la que se aplique. El procedimiento solo debería emplearse o bien en caso de archivos extremadamente sensibles, cuyo almacenamiento quizá debería trasladarse a un disco convencional, o bien en caso de que vayamos a vender el equipo o el disco duro SSD y queramos proteger nuestra privacidad.

 

 

Error 5: Llenar por completo el disco duro

Tal como ocurre con todas las unidades de almacenamiento, hay una diferencia entre el espacio teórico disponible y el espacio real. Algo que puedes comprobar fácilmente viendo la capacidad de almacenamiento del disco duro de tu PC o la memoria de tu móvil, que seguramente sea menor a la que nominalmente figura. Algo normal, dado que parte de ese espacio se pierde debido al sistema operativo y su organización.

Sin embargo, esto no quiere decir que el espacio que queda deba aprovecharse por completo, ni en los discos convencionales ni, aún menos, en los SSD. El motivo es fácil de entender. Pensemos en un bibliotecario al que le llegan un montón de libros para organizar. Cuanto menor sea el espacio que tenga disponible para colocar estos libros más tiempo va a tardar en poner cada uno en su sitio. No es lo mismo tener cientos de estanterías a mano para esos libros que tener solo unas pocas y situadas en posiciones lejanas.

En el caso de los discos duros SSD pasa lo mismo. Cuanto más llena está la unidad, más trabajo le va a costar a la controladora encontrarle espacio a los nuevos archivos que le vayan llegando y más dispersos van a estar los mismos. Es cierto que esto último no es demasiado problema, aunque sí es cierto que la lectura secuencial de un disco SSD siempre es más rápida que la aleatoria.

Por tanto, no deberíamos llenar el disco por completo sino solo a un 90% de su capacidad, como máximo. De todos modos, cuanto más vacío lo podamos tener, dentro de un uso razonable, mucho mejor para su salud.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...