Plastificadora doméstica vs plastificadora industrial

Última actualización: 12.09.19

 

Las máquinas plastificadoras son equipos de uso común y regular en las oficinas. Sin embargo, se pueden diferenciar dos tipos: las de uso doméstico, que suelen ser las que se utilizan para manualidades y proyectos sencillos, y las plastificadoras industriales, que se utilizan en talleres y son aptas para un mayor volumen de contenido.

 

Plastificar documentos de forma individual es una actividad que muchas personas hacen de manera recurrente en las oficinas, en los institutos o incluso en centros de papelería a donde se acude cuando se requiere de una plastificación rápida.

Se trata de un proceso sencillo y rápido que se lleva a cabo a través de una pequeña máquina, que no ocupa mucho espacio y bien puede colocarse sobre una mesa en la oficina. Solo es necesario que se cuente con una toma de corriente al alcance del largo del cable que incluya la plastificadora.

 

Para uso regular, una plastificadora doméstica 

En estas máquinas se pueden plastificar desde hojas completas tamaño Din a-3, hasta fotografías o tarjetas de tipo carnet. Desde que la hoja se introduce en las láminas de plástico y éstas a su vez en la ranura de la plastificadora, el tiempo del proceso es de unos cinco minutos como máximo. Después de concluir el plastificado, hay quienes aconsejan que se espere unos segundos antes de coger la hoja, para dejar que el calor se disipe y evitar quemaduras o extrañas sensaciones térmicas en la piel. 

Algunas máquinas funcionan tanto en frío como en caliente, dependiendo del modelo. Las plastificadoras domésticas que funcionan con calor se deben encender un tiempo antes y seleccionar la temperatura así como el grosor del plástico, para que el proceso sea exitoso.

Sin embargo, estos modelos son para uso doméstico, entre un rango bajo y moderado, pudiendo plastificar solo un documento a la vez. Así que para grandes cantidades, resultarán insuficientes y es posible que se estropeen al poco tiempo de uso, además de que el proceso tomaría mucho tiempo, ya que para un mejor funcionamiento y mayor vida útil del equipo, se recomienda que luego de cada proceso de plastificado se espere un tiempo prudencial para el siguiente.

 

 

Esta es también una recomendación en caso de que se desee bajar la intensidad del calor para plásticos de menor micra o grosor. Si es así, los fabricantes de estas máquinas plastificadoras recomiendan que se espere a que el dispositivo enfríe y luego se seleccione la nueva temperatura para el plastificado.

Aunque es un proceso sencillo, todo esto requiere de tiempo y, si son volúmenes extensos de material, la pequeña plastificadora doméstica no será la más adecuada para tal fin. Aunque puedas determinar cuál es la mejor plastificadora del mercado, si se trata de un modelo doméstico y planeas utilizarlo para un taller y grandes volúmenes, este no funcionará de la forma esperada.

 

Para grandes volúmenes, plastificadoras industriales 

Sin embargo, no todo está perdido. Las pequeñas máquinas de plastificado doméstico son solo un tipo que cumple a cabalidad con su trabajo en pequeñas cantidades y con uso no frecuente.

Si se está en busca de un equipo que sirva para plastificar grandes volúmenes de material y se quiere que trabaje rápido, de forma automática y con poca supervisión, entonces se requiere de una máquina plastificadora industrial, que se debe instalar en talleres, con espacios grandes y adecuados para colocar un equipo pesado.

En cuanto a este tipo de plastificadoras, al igual que en el caso de las domésticas o de uso esporádico, cumplen el proceso a través del calor y existen muchas marcas, modelos y potencias, siendo necesario que, para seleccionar una, primero se estudien las necesidades de plastificado y el volumen de trabajo. 

Toda la maquinaria industrial para el plastificado y laminado ha sido diseñada para trabajar en grandes tiras de papel y no hay ninguna restricción referente al formato o al tamaño. Con estos equipos se pueden hacer grandes proyectos que incluyan la encuadernación de material, plastificado en imprentas y en otros espacios dedicados al área de las artes gráficas.

A diferencia de las sencillas máquinas plastificadoras domésticas, estas requieren de una instalación más cuidadosa y delicada, pues no se trata solo de conectar un cable. De hecho, el simple peso de este equipo industrial hace que sea necesario llevarlo entre varias personas, además de contar con amplios espacios y ventilación regular. 

Como ya se explicó, hay muchos modelos en este segmento de plastificadoras industriales y algunos de ellos (los más populares) funcionan a través de un sistema de plastificación con presión hidráulica manual. De igual modo, otros funcionan a través de un sistema de plastificado y laminado semi automático, con un funcionamiento por aceite, mientras otros son completamente automáticos.

 

 

En cuanto a los diseños, hay desde plastificadoras grandes, hasta modelos de dimensiones compactas que pueden ser supervisados por un solo operario, a través de un panel de control sencillo y práctico.

Las plastificadoras industriales en general poseen un sistema de manejo sencillo. Aunque sus tamaños en algunos casos puedan ser compactos y ocupan poco espacio en el taller, se requiere de una área amplia para trabajar con comodidad. De igual modo, estas máquinas trabajan a alta velocidad y poseen un control para ajustar la temperatura y velocidad.

Algunos de estos modelos industriales están equipados con cintas automáticas para el transporte del papel y son capaces de plastificar solo una cara o hacerlo en ambas con un solo proceso de plastificado; todo dependerá de los ajustes y demandas del usuario. 

La gran mayoría de estos equipos están diseñados para plastificar desde simples documentos de una hoja, hasta anuncios, planos, libros y cualquier otro papel, haciéndolos más resistentes, con propiedades impermeables al agua y con un aspecto estético delicado y transparente. 

Los modelos que funcionan con presión hidráulica se encargan de depositar presión equilibrada sobre el material y tienen rodillos que se calientan con electricidad, así como bobinas. Las alternativas más grandes por lo general incluyen mejores áreas de trabajo, de modo que el producto final es uniforme, sin arrugas o imperfecciones. Al tratarse de grandes equipos, la gran mayoría de las plastificadoras industriales poseen al menos dos años de garantía.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...