Protege tu pendrive contra los virus de forma eficiente

Última actualización: 06.07.20

 

El aumento de tamaño de los pendrives actuales prácticamente ha dejado en la reserva y sin uso nuestras grabadoras de CD o DVD. Un Aspecto que tiene que ver tanto con la comodidad que nos ofrecen estos dispositivos como por el ahorro de coste que suponen un pendrive. Tanto como para que hoy día podamos encontrar pendrives de 64 GB de capacidad por 10 euros, con capacidad suficiente como para almacenar hasta 15 de esos DVDs en su interior.

Pero no todo es precio y espacio, sino que también hay un componente de comodidad. En concreto, la que nos ofrece el funcionamiento del dispositivo. Basta con enchufar el pendrive a cualquier puerto USB para acceder a su contenido, copiarlo o modificarlo de la forma que más nos convenga. Una ventaja que se convierte en problema cuando se trata de luchar contra los virus, puesto que estos productos se convierten en blanco fácil tanto para introducir virus en nuestro ordenador como para distribuirlos e infectar otros equipos.

Por suerte, las empresas dedicadas a la seguridad informática están al tanto de este problema y ya han pensado en métodos para mantener a salvo los pendrives que utilizamos sin que esto suponga un riesgo. Una protección que, además, es doble pues protege tanto al propio pendrive como a nuestro ordenador. Conozcamos pues como proteger nuestros pendrives frente a los virus y otros ataques.

 

Cómo limpiar de virus un pendrive

Uno de los problemas que tenemos a la hora de intentar limpiar un pendrive de virus y otros malwares es la auto activación del software malicioso en el momento que conectemos este al PC. Dicho de otro modo, en el momento en el que “pinchamos” el pendrive en el puerto USB de nuestro PC o portátil se activará el virus y, por tanto, corremos el riesgo de que la infección se extienda a este equipo. Es uno de los mecanismos que usa el virus para extenderse aunque, afortunadamente, tiene remedio.

 

 

Para evitar este problema, basta con reiniciar Windows en Modo Seguro, también denominado “Modo a prueba de fallos”. Para ello, no tenemos más que reiniciar Windows y pulsar la tecla F8 durante el arranque y antes de que aparezca el logo de Windows. El logo tarda apenas segundos en salir, así que deberemos hacerlo rápido.

Una vez en este modo de uso ya tenemos la tranquilidad de que podemos conectar el pendrive sin riesgo de infección para el equipo. En este punto deberemos disponer de un software antivirus, que usaremos sobre el pendrive para buscar aquellos virus o malwares que puedan estar causando problemas. Dentro de estas aplicaciones tenemos todo tipo de propuestas, que van desde las soluciones ya integradas en Windows a las soluciones comerciales de diferentes empresas de seguridad informática.

No obstante, aunque las herramientas de Windows han mejorado de forma considerable tanto en calidad como en eficiencia, muchos usuarios siguen prefiriendo soluciones comerciales. Entre ellas podemos encontrar AVG, Avast o Panda, entre otras. Muchos de estos antivirus cuentan además con versiones gratuitas, abiertas para ser utilizadas sin tener que pagar nada y que funcionan con la misma eficiencia que las de pago a la hora de encontrar amenazas.

También podemos recurrir a programas complementarios tales como MalwareBytes, dedicado a buscar todo tipo de programas espía, malware, adware y otras amenazas en el equipo. En todo caso, siempre puedes probar varias herramientas y quedarte con la que más te guste.

Por cierto, aunque no lo hemos mencionado aún, para limpiar un pendrive infectado siempre puedes recurrir al formateo del mismo. Una solución drástica que, en general, debería ser suficiente para eliminar cualquier amenaza de su interior. No obstante, una vez ejecutado el formateo no está de más verificar con nuestro antivirus de confianza que él mismo ha desaparecido, ya que algunos pueden esconderse en la zona del sistema del pendrive y permanecer allí ocultos.

Como paso final, una vez que hemos hecho limpieza, es momento de pasar el abrillantador. Un proceso en el que recurriremos a aplicaciones como CCleaner. Esta herramienta se encarga de analizar por completo nuestro equipo y de limpiar tanto los registros de Windows como el resto del sistema de aquellos elementos no deseados que el virus haya podido dejar. Un proceso que también nos sirve para mejorar el rendimiento del sistema operativo y lograr una mejor eficiencia en su ejecución.

 

Medidas de prevención

Hasta aquí hemos visto algunos métodos para actuar frente a infecciones y evitar que los virus puedan afectar a nuestro equipo. Sin embargo, como en tantos otros aspectos de la vida, resulta fundamental la labor de prevención. Con unas pequeñas premisas, es sencillo evitar que nuestro pendrive se vea afectado por un virus y pueda causar daños.

 

 

Una de estas recomendaciones es la de evitar, siempre que sea posible, el uso de ordenadores compartidos públicos y con poca seguridad. Hablamos, por ejemplo, del ordenador que tenemos a nuestra disposición en algunas copisterías o tiendas de fotocopias, por el que pueden pasar decenas de pendrives al día.

A la hora de usar estos equipos, siempre será mejor acceder vía navegador a una copia de lo que queramos imprimir que tengamos guardada en la nube o en otro lugar. Un principio que podemos extender también a los ordenadores presentes en sitios donde tengan PCs para uso público tales como cibercafés, aulas informáticas de facultades o institutos y otras ubicaciones similares.

Otra recomendación práctica es mantener el riesgo lo más limitado posible. Algo que se consigue con una adecuada disciplina y un par de pendrives, al menos. La idea es que tengamos un único pendrive para cuando sea necesario utilizarlo en alguno de los lugares que hemos mencionado antes, mientras que el resto de pendrives que tengamos solo deberíamos usarlos en los ordenadores o portátiles que tengamos en casa, en el trabajo o en ese entorno seguro, donde solo nosotros toquemos. Así evitamos extender una posible infección o la proliferación de la misma entre los distintos pendrives que utilicemos a diario.

Por último, si solemos utilizan pendrives procedentes de entornos poco seguros con frecuencia sería recomendable desactivar la opción de reproducción automática, de modo que el pendrive simplemente se conecta pero no ejecuta nada hasta que nosotros se lo digamos. Una buena forma de impedir la propagación de muchos virus, que justamente aprovechan esta función para replicarse al PC.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments