Qué es mejor, un portátil con disco duro SSD o convencional

Última actualización: 05.07.20

 

La llegada de los discos duros SSD ha supuesto una revolución para todo tipo de usuarios. Aquellos que tienen un PC o un portátil no tienen más que reemplazar su disco duro convencional por uno de estos modernos discos de alta velocidad para ver como el rendimiento general de sus aplicaciones y sus juegos se acelera. Así que no es extraño que los nuevos PCs que llegan al mercado ya incluyan estos discos duros como parte de su equipamiento, bien de forma única o bien combinados con un disco duro convencional, en el que almacenar el grueso de nuestros datos. Entre otras cosas, porque el espacio disponible en la torre de un ordenador de sobremesa así lo permite.

Sin embargo, cuando hablamos de un ordenador portátil, el espacio es precisamente una de las cosas que faltan en su interior. Los diseños cada vez más compactos dentro de un ordenador portátil apenas dejan sitio para colocar elementos adicionales, de modo que la decisión de montar un disco duro SSD o uno convencional se hace obligada. Sepamos algunos datos más al respecto para saber qué es lo que nos conviene.

 

Qué es un disco duro SSD

Para empezar, vamos a ver de qué hablamos con un disco duro SSD. Frente a los discos duros convencionales, basados en tecnologías mecánicas, los discos duros SSD tienen la ventaja de ser íntegramente electrónicos, con un funcionamiento similar al que vendría teniendo una tarjeta SD o cualquier pendrive que tengamos por casa. Aunque obviamente contando con un tamaño mucho mayor, dependiendo de su capacidad.

Entre las ventajas de este tipo de discos duros SSD destaca la elevada velocidad de transferencia de datos a la que accederemos. Tanto como para multiplicar por cuatro la velocidad frente al tradicional disco duro convencional. Esto se traduce en una mejora notable del rendimiento de nuestro equipo y especialmente de los últimos portátiles en llegar al mercado, que aprovechan de manera óptima los flujos de datos que se mueven. Por tanto, para un usuario de portátil que mueva grandes cantidades de datos resulta evidente que un disco duro SSD es una ventaja.

 

 

Durabilidad

Otra de las ventajas de los discos duros SSD frente a los convencionales, en lo que a los portátiles se refiere, tiene que ver con la durabilidad. Aunque es cierto que un disco duro SSD tiene fecha de caducidad, la misma es de al menos 10 años en condiciones de uso normal. Por tanto, no hablamos de un disco duro que nos vaya a dejar tirado a los pocos días de instalarlo, sino que seguramente acabemos por cambiar antes de portátil que de disco.

Por si fuera poco, tenemos que recordar que un disco duro SSD es íntegramente electrónico, frente al funcionamiento mecánico que tiene un disco duro convencional. Algo que supone un extra de seguridad y durabilidad a la hora de mover el ordenador. Ya no tenemos que preocuparnos por los golpes durante los desplazamientos o por cómo pueda afectar la vibración al portátil si este no está plano, dado que con los discos duros SSD todos estos problemas desaparecen. Otro punto más a favor de esta tecnología.

 

Consumo de batería

Cuanto más potente es un ordenador portátil, más energía consume y menos dura su batería. Una ecuación de la que es imposible escapar y que es una realidad, por mucho que los fabricantes procuren reducir el consumo de sus dispositivos con el paso del tiempo. Si eres de los que quieren alargar la vida útil de tu batería, en el disco duro SSD tienes otro aliado.

Como referencia, un disco duro convencional de 1 TB tiene un consumo de unos 5,3 vatios, mientras que un disco duro SSD tiene un consumo en escritura de unos 1,75 vatios, que se reducen a apenas 0,025 vatios en modo de espera. Dicho de otro modo, el consumo de un disco duro SSD es desde un 60% inferior a uno convencional hasta mínimo, mientras no sea necesario usarlo. Algo que, obviamente, va a influir a la hora de que nuestro portátil tenga un poco más de batería, sin importar lo que estemos haciendo con el equipo.

 

 

El precio

Como factor final para que te convenzas de que realmente conviene tener un disco duro SSD montado en tu portátil es el momento de hablar del precio. Un vistazo al mercado nos descubre que muchos fabricantes ofrecen ya ordenadores portátiles con discos duros SSD, así que si estás pensando en un equipo nuevo, tendrás fácil encontrarlo. La diferencia de precio con los discos convencionales no es elevada, así que el disponer de ese pequeño extra no te va a suponer un problema, ni en caso de disco único ni en modelos con disco SSD y disco tradicional instalados.

Tampoco tendrás problemas en caso de querer dar el salto de un disco convencional a uno SSD, puesto que casi todos los modelos de hoy día son compatibles con los tamaños y conexiones que usan los portátiles. Así que basta gastar unos 60 a 80 euros para disponer de 500 GB de almacenamiento SSD en tu portátil, procedentes además de algunas de las marcas de primer nivel que tenemos en el mercado.

 

El problema del espacio

Hasta ahora hemos hablado de las ventajas del disco duro SSD para equipar tu portátil, pero hay un aspecto importante en el lado de las desventajas, que no queremos olvidar. Hablamos del espacio disponible. Los discos duros SSD tienden a tener tamaños ajustados, de unos 240 o 480 GB aproximadamente, frente a los 500 GB que, como mínimo, suele tener cualquier disco duro para portátil instalado de serie.

En este punto, es probable que ese espacio de 240 GB te parezca escaso, siendo necesario tener que reducir las aplicaciones instaladas para no exceder la capacidad útil del disco, en torno al 90%. Así que el problema del espacio existe y es real. No obstante, siempre tienes la opción de dar un paso adelante en lo que a la capacidad del SSD se refiere o bien recurrir a un disco duro adicional de tipo convencional, con el que disponer del espacio que necesites. No es algo que suba demasiado el precio y, generalmente, vas a tener sitio para instalarlo. Puedes encontrar algunas opciones de compra en este enlace.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments