Qué hacer si tu PC no reconoce un disco duro externo

Última actualización: 02.07.20

 

Pongámonos en situación. Hemos tenido un problema con nuestro ordenador, hemos perdido los datos de nuestro disco duro interno y recurrimos a nuestra copia de seguridad para recuperar nuestro trabajo. Sin embargo, después de conectar ese disco duro externo, vemos como el mismo no aparece de ninguna manera en nuestro equipo. Antes de que cunda el pánico, es necesario realizar algunos pasos para resolver lo que probablemente sea un problema puntual.

Y es que la mayor parte de estos problemas suelen tener una fácil solución, pues suelen deberse a fallos de comunicación entre el disco duro externo y el ordenador al que estemos conectando el dispositivo o, en menor medida, a errores de software. Así que con unos pequeños remedios podremos recuperar nuestros datos y volver a la normalidad en poco tiempo

 

Revisando las conexiones

Entre estos consejos, el primero sería revisar la parte física, es decir las conexiones entre el disco duro externo y nuestro ordenador. Para ello, es imprescindible que apretemos adecuadamente todas las conexiones para verificar que no hay ningún cable que se haya quedado suelto o mal conectado. Algo que muchas veces puede pasar y que no siempre se nota a simple vista.

Sí este cableado está bien conectado, es posible que exista un problema en el mismo. Así que deberemos recurrir a un cable diferente al que estemos utilizando y conectarlo tanto al disco duro externo como al puerto USB al que pretendamos conectar el disco duro externo. De nuevo, es necesario comprobar que el cable está correctamente conectado. Y como alternativa, también podemos probar ese cable “defectuoso” con otro dispositivo, para ver si el mismo es reconocido o no.

Si esto no resuelve el problema, quizá el problema tenga que ver con el puerto USB que estemos utilizando. A veces, estos puertos USB se ponen algo caprichosos y no siempre funcionan todo lo bien que deberían. Por tanto, bastará con cambiar el cable a otro puerto USB diferente del equipo, preferentemente los traseros si es posible, para verificar si desde aquí se produce la correspondiente conexión.

 

 

Verificar el funcionamiento del disco duro

Sí tras ejecutar estos procedimientos vemos que el disco duro sigue sin aparecer en nuestro PC, sería conveniente ver si el mismo realmente está funcionando. Muchos discos duros externos incluyen una luz LED o algún otro tipo de indicador que nos informa de que el producto efectivamente está en funcionamiento.

Adicionalmente, algún disco duro todavía conserva el interruptor de encendido, por lo que también será recomendable verificar si el mismo está activado o no. Porque puede que estemos dándole vueltas a un problema inexistente que se resuelva con solo encender el disco duro externo. En caso de que después de cambiar cableado y puerto, el disco duro no se encienda o no dé señales de vida, entonces podemos estar ante un disco duro averiado. De todas maneras, sigue leyendo nuestros consejos, por si lo pudiéramos salvar de alguna otra manera.

 

Instalar los controladores

Y es que a veces los problemas para que nuestro ordenador no reconozca un disco duro externo no tienen que ver tanto con la parte de la conexión física sino con la parte lógica del proceso. En primer lugar, todos los discos duros externo actuales, tal como pasa con las memorias USB por ejemplo, están preparados para instalarse y conectarse automáticamente en el momento en que se establece la conexión mediante USB. Este procedimiento se denomina conectividad plug and play y elimina la necesidad de utilizar drivers o controladores para utilizar estos dispositivos en cualquier PC o en cualquier ordenador Mac.

Sin embargo, esta tecnología no es una ciencia exacta y, a veces, también puede fallar. Por eso, en caso de que no seamos capaces de encontrar nuestro disco duro en nuestro ordenador, sería conveniente que procedamos a instalar manualmente los drivers o controladores de mismo.

Estos drivers pueden encontrarse fácilmente por internet, en caso de que el producto sea de un fabricante conocido, o bien vendrían en algún CD o similar junto con el disco duro externo. En cualquier caso, es fundamental que procedamos a la instalación de estos controladores para darle al disco duro todo el soporte necesario de cara a funcionar correctamente en caso de que el mismo no cumpla con este proceso de forma automática.

 

 

Buscando errores de software

La última opción a la que podemos recurrir en caso de que nuestro ordenador siga sin reconocer nuestro disco duro externo es comprobar que la letra de la unidad está disponible y que no existe ningún problema de incompatibilidades. Y es que cada vez que conectamos un dispositivo de almacenamiento externo a nuestro ordenador, al mismo se le asigna una letra, tal como ocurre con los discos duros o las lectoras de DVD que tengamos instaladas.

La diferencia es que esta letra puede variar en el caso de los productos externos. De manera que si el disco duro externo no es detectado, sería necesario verificar que no exista un conflicto en el Administrador de unidades que esté causando que esa letra esté ocupada y no pueda utilizarse.

Para resolver este problema, tendremos que acceder al panel de control, siempre en una cuenta con permisos administrativos, y dentro de las herramientas administrativas seleccionar la opción de administración de equipos. A continuación, debemos conectar el dispositivo que queramos verificar y, dentro de ese listado de unidades, nos debería figurar como conectado.

En este listado es donde podremos ver si la unidad está siendo reconocida por el ordenador y si existe o no algún conflicto de unidades o simplemente la unidad no tiene una letra asignada. En tal caso, podremos resolver el problema directamente desde ese listado de unidades, bien resolviendo el conflicto existente entre ellas o bien añadiéndole a la unidad huérfana la letra necesaria de unidad necesaria para que funcione correctamente.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments