Sandisk da un salto de capacidad con su nuevo pendrive de 4 TB de capacidad

 

Vivimos tiempos complejos en lo que a la capacidad de los pendrives se refiere. En parte, gracias al empeño de los fabricantes en miniaturizar aún más sus dispositivos, lo que se traduce en una mayor capacidad de almacenamiento de datos en un espacio cada vez más pequeño. Una carrera a la que Sandisk se ha sumado por la puerta grande con su nuevo prototipo de nada menos que 4 TB de capacidad, que ha sido presentado en el último CES, celebrado en enero de 2019. Sepamos algo más de este producto y de cómo hemos llegado hasta aquí.

 

Un poco de historia

La historia de los pendrives arranca con el nuevo siglo, dado que fue en el año 2000 cuando estos dispositivos empezaron a verse por el mercado. Por aquel entonces las capacidades disponibles eran bastante reducidas, rondando desde los 8 hasta los 64 MBs de los modelos de mayor capacidad. Al menos estas eran las capacidades que ofrecía la empresa israelí M-Systems, una de las primeras en lanzarse al mercado junto a IBM o TrekTechnology. Una capacidad que llegaría a los 256 MBs en los modelos más avanzados del fabricante. Algo escaso pero que para esas fechas resultaba ajustado a lo que un usuario podía necesitar.

Posteriormente, la llegada del protocolo USB 2.0, con su carga de energía propia y su velocidad de transferencia mejorada, permitiría ir mejorando la capacidad hasta los 512 Mbps. No obstante, tendríamos que esperar al año 2010 para que Imation lanzase su nueva línea de pendrives con capacidades de hasta 32 GB. Esta tercera generación, a la que pertenecen estos dispositivos, es la que tenemos actualmente en el mercado y nos permite acceder a dispositivos de hasta 256 GB de capacidad sin que los precios se disparen demasiado.

 

 

Los nuevos ultra pendrives

Si seguimos avanzando en capacidad, más allá de esos 256 GB, veremos que no hay mucho donde elegir. Esta capacidad es la que actualmente viene siendo el techo de estos dispositivos, aunque sí es verdad que existe algún modelo que supera esa capacidad. Así pues, encontrar unidades de 512 GB es también fácil, aunque los precios ya se disparan frente a los modelos de 256 GB y menor capacidad.

Pero donde se dispara el precio del todo es en los modelos de 1 y 2 TB. Entre otras porque hablamos de una tecnología recién llegada y poco popularizada entre los usuarios, que generalmente no necesitan tanta capacidad de almacenamiento. En este contexto encontramos productos como el DataTraveler Ultimate GT de Kingston.

Esta marca fue la primera en dar el salto a este segmento de gran capacidad, ofreciendo pendrives con las dos capacidades que hemos mencionado anteriormente. El problema principal de estos pendrives es su precio, de 676 euros para el modelo de 1 TB y cerca de 1.250 euros para el de 2TB. Como hemos dicho, no es algo barato.

Por cierto, ya que hablamos de precios y productos es importante tener en cuenta que en sitios como Amazon abundan los pendrives falsos que dicen tener un 1 TB de capacidad y un precio que no llega a los 50 euros. Productos que debemos evitar a toda costa pues no son más que burdas imitaciones de una capacidad de unos 32 o 64 GB a lo sumo.

 

La creación de Sandisk

En este contexto llega esta novedad que ha presentado recientemente Sandisk. Este prototipo, que por ahora no tiene ni nombre, tiene unas similares a las de un encendedor e incluye una capacidad total para almacenar hasta 4 TB de datos en su interior. Un modelo que mantiene la alta velocidad de los dispositivos USB 3.0, así que no tendrás que preocuparte por lograr un alto rendimiento a la hora de realizar operaciones masivas de transferencia de datos.

 

 

Otra novedad que incluye este modelo es la de contar con un puerto de tipo C, que varía del puerto convencional de tipo USB que encontramos en estos dispositivos, siendo esta una tendencia que parece irse imponiendo entre los usuarios. De todos modos, tal como hemos comentado, este producto no es más que un prototipo, de modo que el dispositivo ni tiene precio ni tampoco fecha de lanzamiento a futuro. Por tanto, no hay mucho más que podamos decir al respecto de este modelo.

Algo que además tampoco es extraño, puesto que la marca todavía no ha lanzado al mercado masivo su mejor pendrive de 1 TB que presento en el CES del año 2018, así que la compañía está tomándose las cosas con calma a este respecto. Esto contrasta con los avances que si se están produciendo en otros dispositivos similares de este fabricante, como su disco duro externo SSD Extreme Pro Portable SSD.

 

¿Realmente hay mercado?

Esta presentación medio descafeinada y los atrasos en el lanzamiento del modelo de 1 TB, que hemos mencionado ya, nos llevan a pensar si realmente todo esto es casual o hay otra causa detrás.

Pensemos un poco en lo que tenemos en el mercado. Si queremos almacenar datos en grandes cantidades, en unidades portátiles y de poco peso o tamaño podemos recurrir a un pendrive de 2 TB que cuesta 1250 euros… o bien usar un disco SSD externo de esa misma capacidad, que tiene algo más de tamaño pero un precio de solo 750 euros. Si reducimos la capacidad a 1 TB tenemos un pendrive de 600 euros de coste… o discos duros SSD como el mencionado Sandisk Extreme por apenas 210 euros y con el tamaño de una tarjeta de crédito.

Así pues, hablamos de un segmento del mercado donde existen alternativas a precios razonables frente a lo que los pendrives nos ofrecen y en el que los fabricantes no acaban de lanzarse. Este último aspecto es clave para que los pendrives de mayor capacidad bajen de precio. Sin embargo, sin la apuesta clara de los fabricantes resulta difícil que esta bajada se produzca.

Así que estamos en un círculo cerrado que, a menos que los fabricantes rompan en el aspecto precio para ayudar a familiarizar la tecnología, puede provocar que estos modelos no pasen de ser meros prototipos o lanzamientos puntuales. Veremos qué ocurre en este futuro cercano con estos pendrives de máxima capacidad.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5.00 de 5)
Loading...