Siete funciones interesantes que puedes hacer con un pendrive viejo

Última actualización: 05.07.20

 

Durante mucho tiempo, cuando teníamos que compartir archivos o llevarlos con nosotros a otra parte, era necesario recurrir a un disquete. Poco más tarde llegaron los primeros pendrives, aunque su capacidad tampoco era especialmente grande, así que los programas para cortar archivos se hacían casi imprescindibles cuando queríamos mover archivos de gran tamaño. Pero con los pendrives actuales y su tamaño todos estos problemas han pasado a la historia… tanto como para que el pendrive sea otro de esos productos que está viendo como su tiempo de vida se agota.

La culpa la tienen las potentes conexiones de red actuales así como otras unidades de almacenamiento. Los servicios de almacenamiento en la nube y las potentes conexiones de fibra hacen fácil subir todo tipo de contenidos a la red, mediante servicios como Dropbox o Google Drive, pudiendo acceder a ellos cuando nos apetezca. Por su parte, herramientas como los discos duros externos y especialmente los discos duros SSD reducen bastante la necesidad de recurrir a este tipo de dispositivos.

No obstante, esto no quiere decir que tengamos que ir pensando ya en reciclar nuestro pendrive viejo, pues afortunadamente estos dispositivos todavía tienen vida. La prueba la tenemos en algunas de las ideas que te ofrecemos a continuación, para las que cualquier pendrive que no uses actualmente puede ser de utilidad.

 

#1 Instalar una versión de Linux portátil

Una de las ventajas del sistema operativo Linux es que puede instalarse directamente en un pendrive y ejecutarse en cualquier dispositivo. Esto nos permite llevar esta distribución a cualquier parte o tenerla en casa como herramienta de emergencia para rescatar datos de un equipo averiado. Lo mejor de todo es que este procedimiento es bastante sencillo de ejecutar, disponiendo incluso de programas que permiten descargar e instalar directamente ciertas versiones de Linux, tales como Ubuntu o Kali, directamente en tu pendrive de forma sencilla.

 

#2 Mantén tus aplicaciones favoritas separadas

Tal como hemos comentado antes para el sistema operativo, también podemos usar este procedimiento para instalar cualquier aplicación que funcione bajo Windows. Estas aplicaciones pueden instalarse en el pendrive, acelerando por un lado el procesamiento frente a lo que sería el acceso desde un disco duro convencional, al tiempo que añadimos un extra de espacio para aquellos equipos cuyo almacenamiento sea escaso.

Para encontrar estas aplicaciones, no tenemos más que acceder a páginas web como The Portable Freeware Collection o PortableApps.com, en las que encontramos un amplio catálogo de aplicaciones en versión portable. A continuación, deberemos instalar esa aplicación en el pendrive y cuando queramos ejecutarla bastará con buscar el archivo exe correspondiente y listo. También puedes crear accesos directos en el escritorio de tu equipo, direccionados directamente al pendrive correspondiente.

 

 

#3 Herramienta antivirus

Siguiendo el planteamiento que hemos comentado, un pendrive puede convertirse en una herramienta muy útil para luchar contra los virus que puedan entrar en nuestro ordenador. Algo para lo que solo necesitamos incluir en el pendrive los programas antivirus o spyware que más nos interesen, aunque adaptados al sistema operativo en el que estemos trabajando.

Entre estas herramientas podemos destacar Avira PC Cleaner, Anvi Rescue Disk o Emsisoft Emergency kit, por citar algunas. Todas estas herramientas tienen la ventaja adicional de estas diseñadas para ejecutarse en modo portable, así que no tendrás problemas para trabajar con ellas desde el pendrive. Y si proteges este pendrive por escritura tendrás la ventaja adicional de mantener las apps seguras de posibles ataques de esos virus contra los que estés luchando.

 

#4 Disco de recuperación de Windows

Otro elemento que no debe faltarnos para recuperar nuestro equipo es el llamado disco de recuperación. Este disco, que crea el propio sistema operativo, es una copia básica con datos con los que es fácil recuperar el sistema operativo en caso de fallo catastrófico del mismo. Para crear este pendrive no tenemos más que buscar la opción “crear disco de recuperación” en la búsqueda de Windows, disponible al pulsar el botón inicio. A continuación no tenemos más que elegir la opción de respaldo de los archivos del sistema, seguir los pasos indicados, elegir la unidad y esperar a que el proceso finalice.

 

#5 Darle un empujón al rendimiento del equipo

Desde la llegada de Windows 7 disponemos de una función interesante para acelerar el rendimiento del sistema con solo disponer de un pendrive o una tarjeta de memoria. Esta opción se llama ReadyBoost y funciona como una especie de cache, que aprovecha la alta velocidad de estos dispositivo para mover datos a una velocidad más eficiente de lo que lo haríamos si usamos la caché en disco duro convencional. Activar la función es tan fácil como introducir el disco en la unidad y elegir la opción ReadyBoost bien en el menú de inicio que sale al conectar el pendrive o bien en el menú contextual que aparece al pulsar botón derecho.

 

 

#6 Navegar por la red de forma segura

Ya hemos visto que nuestro pendrive puede servirnos para almacenar todo tipo de archivos y darnos mayor seguridad. Algo que también puede ocurrir a la hora de navegar por la red gracias a apps como Tails. Esta aplicación se instala directamente en un pendrive y nos permite navegar de forma segura y sin dejar ningún resto en el ordenador al que nos conectemos.

Una utilidad que evita dejar rastros de nuestra actividad, incluso en caso de que alguien acceda al pendrive que usamos para instalar el programa. Y es que el pendrive también queda cifrado frente a cualquier intruso, así que tu seguridad está prácticamente garantizada, tanto si te mueves por la red convencional como si te atreves a aventurarte por la Deep Weeb.

 

#7 Regalar una “cinta de música”

Si has cumplido ya los 30 seguramente que le hayas regalado a alguien la típica cinta de música con canciones especiales, o bien que te hayas hecho alguna de estas cintas para escucharla en cualquier parte. Dado que el tiempo de las cintas ha pasado a la historia, ahora lo suyo sería regalar un pendrive “de música” incluyendo aquellos archivos que quieras regalar a esa persona especial. Algo tan sencillo como copiar esos archivos de música en el pendrive y, si quieres, puedes añadir una lista de reproducción al dispositivo, para que las mismas se reproduzcan en el orden que más te guste.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments