Western Digital lanza su nuevo disco SSD de alta gama

Última actualización: 15.07.20

 

Si le echamos un vistazo al mercado actual de discos SSD veremos como la mayor parte de los dispositivos se enfocan hacia la parte baja o media del mercado. Esto es, discos duros con capacidades de unos 240 o 480 GB, con un formato convencional de 2,5 pulgadas y velocidades elevadas, además de similares. No es algo extraño, dado que este tipo de discos duros son los que generalmente se emplean por los usuarios para actualizar sus viejos equipos y, por tanto, uno de los segmentos donde más marcas se han lanzado a captar clientes.

Pero tal como ocurre con todos los productos informáticos, también hay gamas más elevadas en las que la competencia escasea. En el caso de los discos duros SSD hablaríamos de los productos de más de 1 TB de capacidad y también de los modelos basados en la tecnología NVMe. Esta tecnología es la que utilizan los modelos que se “pinchan” directamente en nuestra placa base, a través del puerto PCI Express. Un sistema que acelera aún más la velocidad de procesamiento, al usar los buses de datos de la propia placa, mejorando así la velocidad de transferencia de datos del dispositivo.

Hay que decir, en favor de los fabricantes, que hablamos de una tecnología muy reciente. Así que lo cierto es que muchos fabricantes no han tenido tiempo de posicionarse y otros muchos tampoco se acaban de lanzar, hasta ver por donde se mueve el mercado. Pero quien sí ha decidido ya dar un paso adelante al respecto es Western Digital, con el lanzamiento de su nuevo disco SSD de alta gama.

 

Presentando el SSD WD Black 3D NVMe

En concreto, hablamos del disco duro SSD WD Black 3D NVMe. Un producto que se sitúa directamente en la gama alta del mercado tanto por su diseño como por su capacidad.

Lo primero que llama la atención al ver el producto es la clase del dispositivo que estamos mencionando. Dado que es un disco duro tipo NVMe, el mismo ha sido diseñado con el formato de pequeña placa, que se pincha directamente en el puerto PCI de nuestro ordenador. Esto tiene la ventaja de acelerar el rendimiento del dispositivo y reducir el espacio necesario para su almacenamiento, respecto de un modelo convencional de 2,5 pulgadas.

En cuanto a su capacidad, la misma llega en este modelo a 1 TB de capacidad, frente a los 250 y 500 GB de sus versiones previas. Las mismas siguen estando disponibles, así que necesitas menos almacenamiento o tienes un presupuesto más ajustado también las tienes a tu disposición.

 

 

Velocidad del disco

Cuando hablamos de gama alta no lo decimos por decir, sino que es reflejo de lo que WD ha conseguido con este modelo. Algo que se aprecia en aspectos como la velocidad a la que es capaz de mover los datos este disco duro.

En concreto, el producto cuenta con una velocidad de lectura llega a los 3.400 Mbps en modo secuencial, con una velocidad de escritura de 2.800 Mbps, una de las más elevadas del mercado. Como referencia, un disco duro SSD convencional tiene velocidades en torno a 500 Mbps en modo lectura y escritura, así que este modelo multiplica hasta por seis dichas velocidades. Incluso es capaz de doblar la velocidad de otros discos con tecnología NWMe, que suelen rondar los 1.300 Mbps en modo lectura. Así que la aceleración de velocidad que podemos lograr con este equipo es evidente.

 

Fiabilidad del dispositivo

Cuando hacemos una inversión de cierto calibre, como es un disco duro SSD de este tipo, también es necesario asegurarse de que el dispositivo va a tener la fiabilidad necesaria como para no empezar a fallar antes de lo que debe. Algo que, en un fabricante como WD, no es un problema.

La prueba la tenemos en la capacidad de TBW o terabytes escritos y borrados en el disco. Esta cifra es la que establece el fabricante en cuanto a escritura, que no lectura, de modo que una vez pasada esta cifra el disco duro SSD llega a una zona peligrosa, en la que puede producirse un fallo catastrófico. En el caso de este modelo, gracias a la tecnología con la que ha sido equipado y la alta resistencia de su fabricación, esta cifra se dispara hasta los 600 TBW. Suficiente para aguantar miles y miles de horas de uso sin averías.

Algo que se refleja también en el denominado MTTF o tiempo promedio de funcionamiento de dispositivo. Un parámetro que mide cuánto tiempo, de media, puede durar el disco duro antes de fallar. En el caso del modelo SSD WD Black 3D NVMe, este tiempo se eleva a nada menos que 1,75 millones de horas, así que la durabilidad de tu inversión está más que garantizada.

 

 

Compatibilidad y control

Como últimos aspectos del disco queremos mencionar tanto su capacidad de control como su compatibilidad. Empezando por ese control, gracias al software incluido con el disco duro vamos a tener la capacidad de controlar todos los parámetros de funcionamiento del dispositivo con eficiencia, conociendo el estado de salud del disco, su temperatura y disponiendo además de una amplia suite de software para clonar discos y hacer copias de seguridad.

Respecto de la compatibilidad, la misma ha sido diseñada para ofrecer un alto rendimiento con todo tipo de equipos de alto nivel. Tanto como para que el producto sea compatible con equipos de casi cualquier fabricante que tengan los parámetros técnicos que son necesarios para aprovechar el rendimiento de este particular tipo de discos duros.

 

Precio

Para cerrar este análisis, echemos un vistazo al precio del producto. En concreto, el disco duro SSD WD Black 3D NVMe tiene un coste actual de unos 250 euros, situándose algo por encima de otros modelos de fabricantes reconocidos, cuyos precios van de los 150 a 200 euros. De todos modos, dado que es el último modelo en llegar, seguramente su precio se ajuste algo a la baja en poco tiempo.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments